El Psicoanálisis Lacaniano en España

El Blog de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis

17 de Septiembre de 2014

"Al otro lado" de Fatih Akin por Irene Domínguez (Barcelona)

11:21:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

Me gustó mucho la película “Al otro lado”, de Fatih Akin, producción turco-alemana de 2007. Y verla bajo las estrellas invisibles de una noche de verano en mi ciudad, en el marco del festival gratuito Gandules 2014 del CCCB (Centro de Cultura Contemporáneo de Barcelona) sorbiendo cerveza y fumando… convierte ese placer en una delicatesen popular, a modo de puchero ardiente de mi abuela o gazpacho andaluz servido en vaso en barra de bar.

Quiero decir que la magia de la cuestión, radica tanto en su argumento como en su forma; diría incluso que la trama es la excusa de su sinuosa estética. Montada en tres capítulos, narra tres encuentros que se sobreponen en las vidas de media docena de personajes, unidos por lazos de filia, de amor, de procedencia. La repetición de algunas frases y escenas funciona como testigo de las posiciones de los personajes que no son inamovibles. El sujeto cambia cuando toma el texto de la vida como algo que le habla, le interpela y le mueve a tomar decisiones sin la garantía de estar haciendo lo correcto. Por eso la ética y no la moral, es el soporte humano donde se desarrollan los hechos. Los vaivenes entre Turquía y Alemania, dos sociedades que corrieron distinto destino frente al capitalismo, hace que, sin embargo, entre ambos mundos no haya una ruptura insalvable, puesto que son como lienzos entrelazados en la historia de cada personaje. Un profesor de origen turco de literatura alemana, una turca que ejerce la prostitución para darle estudios a su hija, la hija que a su vez es activista en Turquía de un grupo armado que lucha por la justicia social, una alemana de clase bien movida por el amor… una madre que tras la muerte de su hija puede reencontrarse con sus valores esenciales, o un hombre que hace de su potencia sexual la felicidad de la vida, pero que, sin embargo, en las puertas de la vejez, tendrá la oportunidad de captar cosas fundamentales de su existencia.

 

 

Yeter se prostituye en las calles de Bremen. Es la forma en que puede juntar el dinero para darle estudios universitarios a su hija en Turquía, un país donde solo estudian los ricos. Amenazada por un grupo de activistas turcos –los mismos que pertenecen al grupo armado de la hija- acepta, de su cliente, un jubilado turco, la oferta de mantenerla. Es así como conoce al hijo del viejo, Nejat, profesor universitario que mira con recelo lo que considera un desvarío del padre. Antes de que Yeter muera por un tortazo machista y accidental de su reciente pareja, ésta confiesa a Nejat los motivos de su decisión de prostituirse. Con el  padre preso, Nejat decide volver a Turquía a realizar el deseo de la muerta, quizás como modo de pagar la deuda del padre, pero no solamente. Busca a la hija para costearle los estudios.

Simultáneamente la hija Ayten, busca por Bremen a su madre, tras salir prófuga de su país por su activismo político. Allí conoce a Gette y se enamoran. Un tribunal alemán desestima la petición de asilo a Ayten y la devuelve directamente a la prisión, cerca de Istambul. Gette no duda en correr en auxilio de su amada ante la mirada desaprobatoria de su propia madre, que decide dejar de apoyarla. Otro accidente tonto acaba con la vida de Gette… y eso marca un nuevo inicio que vendrá a movilizar a su madre, la excelente actriz Hanna Schygulla, musa del gran Fassbinder, convirtiendo el deseo de su hija en la nueva misión en su vida.

Las dos estructuras, padre-hijo-muerta y madre-muerta-hija, se superponen, deviniendo, la consecución del deseo del Otro, el motor que inicia las búsquedas de los vivos. Me encantó como la película mostraba muy bien algo que, hasta ese momento, no había podido poner en palabras: un encuentro es el inicio de una búsqueda y no su destino.

Esta sutil película, llena de detalles ínfimos y deliciosos, ausente de grandes ideales, es una oda a la castración, un canto a la educación como apuesta de combate contra la barbarie, en sí misma, desde su sencillez, y una crítica a los intelectualismos muertos al servicio de la petulancia. No apta para cobardes. Es cuestión de piel, como una melodía que se va metiendo por los poros y te recorre el cuerpo.

La escena final del hijo esperando al padre para su reencuentro frente al mar –necesario movimiento de éste para poder amarlo y dejarlo desde su herida- conmueve, porque ante su belleza sucumbe toda causa humana de un destino que no esté sostenida en un deseo que no sea anónimo. La vitalidad que desprende me evocó la frase de Lacan: “de lo único que somos culpables es de retroceder ante el deseo”. Y es que sólo con las marcas de la castración, cada cual las propias, se puede tejer un sendero respirable de lucha contra la miseria humana.

Irene Domínguez (Barcelona)

9 de Septiembre de 2014

Tiresias, elecciones del sexo: YO NO SOY HOMOSEXUAL ¡SOY UNA NIÑA!

23:56:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

Las cosas no son como son

‘Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!’ Escrita, dirigida, e interpretada por Guillaume Gallienne, fue estrenada en 2013 en Francia y recientemente en nuestro país. Se trata de una película autobiográfica: “El primer recuerdo que tengo de mi madre es de cuando tenía cuatro o cinco años: nos llamaba a mis dos hermanos y a mi a la mesa diciendo: «Niños, Guillaume, ¡a cenar!» y la última vez que hablé con ella por teléfono, colgó diciendo: «Cuídate, mi niña grande», Y, bueno, entre estos dos momentos hubo un buen número de malentendidos…”, dice Gallienne.

El autor dice sirviéndose de elementos y registros diversos: además del guión, la puesta en escena, etc. encontramos por ejemplo que el protagonista, un adolescente, es representado por un hombre más bien mayor; la madre -personaje central – está representada por un hombre –el mismo actor que hace el papel de Guillaume… es decir que desde el primer minuto rompe con cualquier posibilidad de sostener la ilusión de que las cosas “son como son”, que la naturaleza nos da la pauta.

Edad, sexo, género… la frase misma del título mostrará finalmente la eficacia del equívoco “Guillaume –y  los chicos…” ¿entonces, qué es Guillaume?

Guillaume][ los chicos…

Sin pretensiones de caso clínico esta película nos ofrece algunos elementos para pensar lo que Lacan afirma cuando dice que “no hay relación sexual [es decir] que el sexo no define ninguna relación en el ser hablante”[1].

Siguiendo el título, que pareciera ser lacaniano, encontramos que esa relación se lee en los dichos del Otro.

En el Seminario 19, Lacan nos pone directamente en relación al texto, es decir que nos empuja más allá del sentido, que define como opacidad. Dirá que es la referencia a lo textual la que permite salir del sentido y orientarse con el vacío, “único modo de decir con ayuda del lenguaje…”.

Guillaume y los chicos… se apoya en el texto, en los dichos del Otro para indicar que en el lugar del vacío, el sujeto hizo su interpretación: “soy una niña”.

La película borda con fineza las determinaciones que el deseo destila en la lengua,

cuestión ésta tratada a partir de las ensoñaciones: ser Sissi, los dobles por el que el actor representa el papel de su madre, siendo dos hombres haciendo de mujer: un hombre que hace de mujer, un hombre que hace de hombre que hace de mujer!

Pero como indica Lacan, el lenguaje, está lejos de poder ser tomado como una máquina, reducido a su lógica formal en tanto está embargado por “lo real que por él pasa”[2].

La orientación del psicoanálisis es más bien “ir al agujero del sistema, el lugar donde lo real pasa por ustedes…”

Lacan opone lo que parecería responder a una diferencia notable de entrada entre el niño y la niña, por la que los sexos se repartirían, a lo que en el parlêtre se ordena a partir de una lógica que no es de la naturaleza: “Ellos no se reconocen como seres más que al rechazar esa distinción por medio de toda clase de identificaciones (…) Se los distingue, no son ellos quienes se distinguen”. Y más tarde dice: “Huelga agregar que la pequeña diferencia -hurra- ya estaba allí para los padres desde mucho antes, y que pudo ya tener efectos sobre la manera en que fueron tratados como hombrecito y mujercita”. [3] Es decir que ese reconocimiento pasa por criterios formados bajo la dependencia del lenguaje.

Yo no soy homosexual!

Siguiendo las elaboraciones de Lacan en el Seminario 5 Guillaume parecería responder bien al tipo homosexual: aquel en el que el padre, en el momento decisivo del Edipo, no interviene suficientemente para separar al hijo de su identificación con el falo, ¡Je suis une fille! Pero, curiosamente en la película es la nominación como “homosexual”, cierto empuje a identificarse allí que produce la separación, abriendo una brecha entre el “ser homosexual” y el “ser una hija/ ser una niña”.

En este punto encontraríamos algún indicio de ese real que embarga al lenguaje y que indica algo más de la relación del sujeto con su propio cuerpo, más allá de la imagen… hipótesis que retomaremos al final.

Después de una decepción amorosa su madre lo empuja a la normalización: “No pasa nada, muchos terminan siendo felices…” ¿Muchos qué?, pregunta Guillaume, – “homosexuales”, dice su madre.

Esta secuencia hace estallar la supuesta correspondencia entre identificación sexual y elección de objeto – ¿Pero qué dice? ¡Si yo soy una niña! Momento de desconcierto total.

Su respuesta denota que algo se ha descolocado, la imagen del espejo estalla, se desintegra, cae la identificación. La peculiaridad en interpretar personajes femeninos, no parece remitir al enigma que conlleva la mujer sino más bien a la cuestión de la“fille” comointerpretación del deseo materno, ser la fille/ hija –niña que desearía la madre.

El equívoco nos indica, por la vía de la letra dónde la identificación hace carne: “soy una hija”/ “soy una niña” como índice del deseo de la madre que había orientando al hijo a una identificación como niña.

El embrague de lo real

Lacan en el Seminario 19 se refiere a la sexuación como la manera por la que el parlêtre accede a una posición sexuada, es decir que ésta no le es “natural”. Establece tres tiempos en este pasaje y ubica el tercero como aquel que alude a la elección del sujeto, que debe decidir si acepta o no la manera en que la pequeña diferencia fue nombrada por el Otro: “un niño” o  “una niña”.

Propongo que es en este punto donde podemos ubicar la elección –forzada – por la que “solo será verdad si experimenta el goce correspondiente, un goce todo fálico, es decir, de órgano, o un goce no todo fálico (goce fálico y no fálico), y acepta inscribirse él mismo en la función fálica”[4].

Así, la identificación que se anudaba al “fille” como hija-niña, interpretándose niña en el deseo de su madre se suelta definitivamente ante el significante “homosexual”: allí la elección del sujeto dice no, revelando que no se trata de eso. Es decir que la elección se jugaría en el punto en el que el significante encuentra un eco en una determinada modalidad de goce.

La última enseñanza de Lacan nos enseña a considerar el significante no tanto a partir de sus efectos sobre el significado, o por sus efectos de verdad, sino a partir del efecto de goce a nivel del cuerpo.

Esta película nos invita a pensar que no hay saber relativo al sexo sino en la medida en que cada uno produce un síntoma como respuesta al mismo tiempo que más allá de la tendencia contemporánea a la comunitarización del síntoma por la vía de la identificación con la práctica de goce – en este caso bajo el “reconocerse como homosexual” – lo que está en juego es la contingencia del acontecimiento del cuerpo, el modo de goce que en cada uno escribe su singularidad.

Leonora Troianovsky. Miembro ELP y AMP. Barcelona

[1] J. Lacan Seminario O peor, pag 13

[2] Idem p 14.

[3] JAM El ultimísimo Lacan. Paidos 2013. Pag. 16

[4] M. Álvarez en Blog, La pasión transexual: convicción o certeza. Inédito

 

Vía Jornadas ELP

5 de Septiembre de 2014

A cielo abierto, estreno en España. Por Vilma Coccoz (Madrid)

09:37:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)


El próximo octubre tendrá lugar el estreno en España del documental A cielo abierto dirigido por Mariana Otero. Precedida de una exitosa acogida en Francia, Bélgica, Bulgaria, Colombia; cubierta de elogios por la crítica y el público, no cabe duda de que tendremos ocasión de participar de un verdadero acontecimiento. Por partida doble: debido a que se trata de una obra artística inmensa y porque es la primera vez en la historia del movimiento psicoanalítico en que una institución abre sus puertas a una cámara, admitiendo una filmación de la vida tal y como allí transcurre.

Mariana Otero quería hacer una película sobre la locura, acerca de cómo los llamados "locos" ven el mundo. Pero los hospitales que había visitado antes de conocer Courtil la condenaban a una mirada externa, los internos permanecían fuera de su alcance, ajenos a las preguntas que ella se formulaba. El abismo era infranqueable.

Cuando el director de Courtil, Bernard Seynhaeve, la recibió, y desde que se iniciaron sus extensas y profundas conversaciones sobre el proyecto, la realizadora inició un recorrido personal y artístico que daría lugar a esta pieza única del cine y del psicoanálisis. A cielo abierto es el resultado del encuentro entre una artista, movida por una interrogación tan crucial como íntima, y un discurso, entendiendo que esta institución, Courtil, lleva a cabo la efectuación, en lo real, del discurso analítico de orientación lacaniana. Allí el tratamiento de los niños que están fuera del discurso común debido a las exigencias que les imponen sus síntomas se teje en lo cotidiano de la vida con los adultos cuyo modo de respuesta se rige por la lógica de la “práctica entre varios”, un dispositivo original inventado por Antonio Di Ciaccia. No es un método, no es un programa, es una experiencia colectiva destinada a socorrer a aquellos que no pueden lidiar solos con lo real de la existencia, con los fenómenos que invaden su cuerpo, su pensamiento, su relación a los demás.

Hacer un documental que consiguiera mostrar la manera en que cada uno de los niños es tratado en su singularidad, como un enigma cuyo desciframiento abre las puertas a una solución vital novedosa gracias al sostén y al auxilio de los que allí intervienen, suponía filmar de una manera distinta. Mariana Otero se incorporó al equipo de Courtil y cuando, por fin, se decidió a hacer la película, diseñó una manera de llevar la cámara encima de su cuerpo de tal forma que no superase la estatura de los niños. Renunció también al asistente de sonido, portando también, ella misma, el micrófono. Su mirada había cambiado, ya no era exterior al acontecer diario; su presencia se había vuelto habitual. Inserta en lo cotidiano, su mirada-cámara no era ajena a los niños.

A cielo abierto es el relato de la vida institucional durante tres meses a lo largo de los cuales vemos las transformaciones que se suceden en los padecimientos infantiles, algunos de extrema crudeza, al compás de las intervenciones de los adultos. Ellos están formados en la enseñanza de Lacan, les escuchamos reflexionar sobre lo que cada uno descubre, y dialogar acerca de las sutilezas del discurso de los niños que tienen a su cargo. Les vemos en reuniones de trabajo, en los controles, en la presentación de enfermos. En Courtil bulle la vida, el deseo de saber, la disposición a la invención, el respeto a la diferencia.

A cielo abierto es una experiencia de la mirada, Otra mirada, la de Mariana Otero, que capta los momentos preciosos, porque acepta que no todo debe mostrarse, advertida de que la poesía del inconsciente participa del velo. Cada uno de nosotros, al ver la película, es convocado a acompañar a Mariana en su recorrido, y así, a ser partícipe de su extrema delicadeza, de su exquisita sensibilidad. Un libro esencial, con el mismo título, acompaña el film. En él descubrimos detalles del rodaje, sus conversaciones con los psicoanalistas, las reflexiones de una realizadora valiente que trabajó incansablemente hasta captar la genuina dimensión social del psicoanálisis.

El día 3 de octubre es un día de fiesta para el Campo Freudiano y para todos aquellos que se acercan a los sufrimientos infantiles con el necesario rigor clínico,  fundado en la confianza cierta de que Otra manera de tratar los síntomas y la locura es posible.

Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de convertirse en portavoz del mensaje que desde A cielo abierto envían los niños a quienquiera que se ofrezca a escucharles, a todo aquél que se declare dispuesto a aprender, en los signos de su lengua privada, el modo en que es posible crear un lazo social que evita su segregación.

Les invitamos a ver esta película, a comentarla, a analizar sus enseñanzas, a descubrir sus hallazgos.

¡Y a decírselo a todo el mundo!

Vilma Coccoz


https://twitter.com/ELPprensa/status/507485502044639232/photo/1

 

 

NOTA DE FILMIN

Estreno de "A cielo abierto", el aclamado documental sobre Le Courtil

El próximo octubre llegará a los mejores cines "A cielo abierto", la obra cumbre de Mariana Otero, una de las mejores documentalistas de Francia.
La película nos cuenta el día a día en Le Courtil, una residencia psicopedagógica con sede en la frontera franco-belga, aislada de cualquier núcleo social, que ofrece nuevas caminos para la educación a jóvenes de entre 6 y 20 años que padecen trastorno del espectro autista, acompañándoles en la búsqueda de respuestas. A ser felices.

Desde el compromiso de hacer más visible esta realidad, en filmin:

  • Brindamos la posibilidad proyectar el documental y organizar pases en todos los centros educativos que estén interesados.
  • Ofrecemos promociones especiales para que los estudiantes puedan ver la película online en filmin.
  • Hemos generado material educativo que puede servir de apoyo a los docentes para analizar el documental en sus centros.
Con más de 30.000 espectadores en su país de origen, “A cielo abierto” es el segundo estreno dentro del Streams Day & Date Project, una iniciativade la plataforma filmin y  EuroVoD que, con el apoyo del programa MEDIA de la Comisión Europea, promueveuna alianza entre salas tradicionales y nuevas formas de distribución cinematográfica.

“Sales enriquecido, conmovido. Feliz “(Les Inrockuptibles)
“Cine en estado puro”(Le Observateur)
“Cautivador”(Le Figaro)
“Tierno, optimista y saludable”(Premiere)
“Emocionante”(Le Monde)


ESTRENO EN OCTUBRE.
Para más información xavi@filmin.es
https://www.filmin.es/pelicula/a-cielo-abierto

DESCARGA EL KIT DE PRENSA:

Introducción a la película

Nota de Prensa

Dosier de Prensa

Fotos Alta Resolución

Poster Alta Resolución PDF

Poster Alta Resolución

Trailer VOSE

2 de Septiembre de 2014

El futuro es “puntillista”, artículo en El País sobre el encuentro digital entre Zygmunt Bauman y Gustavo Dessal

11:05:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/24/actualidad/1408896685_914050.html

El diálogo digital de Zygmunt Bauman y Gustavo Dessal arroja luces sobre el mundo contemporáneo

 

Por Winston Manrique Sabogal

 

Ni lineal, ni cíclico, ni como un haz de luz que cae… El tiempo futuro es “puntillista”, como esos cuadros de Seurat o Sisley donde cada punto reclama su atención porque es un mundo pero a la vez está rodeado de otros que piden lo mismo hasta formar el cuadro completo, donde todos se saben indispensables para ofrecer la imagen correcta. “Pero cualquiera de ellos”, advierte Zygmunt Bauman (Poznan, Polonia, 1925), “puede convertirse de un momento a otro en un Big Bang, no obstante, a diferencia de las obras legadas por los maestros pretéritos de la escuela puntillista, resulta absolutamente imposible predecir qué momento experimentará tal transformación…”. Se avecinan varias: ¿una de ellas podría ser el retorno del péndulo? ¿De la solidificación a la fuerza de lo que el sociólogo polaco llama mundo líquido debido al duelo irresoluble entre libertad y seguridad?

La alarma, o advertencia, la hace sonar Bauman en un diálogo epistolar-digital con el psicoanalista Gustavo Dessal. El prestigioso sociólogo polaco y Príncipe de Asturias de Humanidades plantea estas reflexiones e inquietudes en el libro El retorno del péndulo. Sobre psicoanálisis y el futuro del mundo líquido (Fondo de Cultura Económica). Un volumen que recoge parte de esos correos electrónicos que escenifican dos cuestiones: Bauman, reconoce, salda la deuda con el psicoanálisis y Freud; y se produce el encuentro e intersección entre las disciplinas de los dos expertos: sociología y psicoanálisis.

Una sesión interdisciplinar donde los dos expertos ponen al mundo contemporáneo en el diván. Y a su alrededor, como espectros, el deseo, el capitalismo, el Yo e Internet.

 

Las preguntas y dudas de Bauman tienen como eje que aquello que él llamaba mundo líquido parece solidificarse a la fuerza, porque esa fragilidad del ser humano inoculada de incertidumbres no empieza a mejorar por sí misma sino a través de restricciones y del aumento de espejismos facilitados por el mundo digital. En la correspondencia digital entre el sociólogo y el psicoanalista se analiza cómo la humanidad experimenta una vuelta a valores menos maleables, mientras se espolean viejos fantasmas con la promesa de un mundo más estable en detrimento de, por ejemplo, libertades individuales y colectivas.

Un trueque entre sueños y realidades y miedos, naturales e infundados.

Aunque Bauman, autor de obras como La globalización. Consecuencias humanasModernidad líquida, no responde claramente, Dessal interpreta que es “la vuelta a los valores de la derecha y el inicio de restricciones sobre liberalidades ganadas en un siglo que se manifiestan en nuevas subjetividades y en valores menos plásticos, maleables”. El especialista argentino asegura que esto surge, en parte, porque la gente ha perdido referencias en la vida y el mundo personal y colectivo se han hecho más volátiles.

Y, detrás de todo está la búsqueda de felicidad.

Una clave del futuro, afirma Bauman, está en la resolución y administración del duelo eterno entre Libertad y Seguridad. Condenados a lo irresoluble, al desequilibrio. Para empezar, el sociólogo recuerda que son tres las causas que el ser humano combate para eliminar el sufrimiento, es decir, los obstáculos generales a la felicidad: “la supremacía de la naturaleza, la fragilidad de nuestro cuerpo y la insuficiencia de las normas que regulan los vínculos recíprocos entre las personas en la familia, el Estado y la sociedad”. Mientras en los dos primeros se han logrado “numerosas victorias” y no hay grandes conflictos, sobre la tercera causa señala que aunque la sociedad “debe imponer restricciones a sus miembros, los hombres y mujeres necesitan rebelarse contra esas restricciones para seguir avanzando en pos de la felicidad”. Exhorta al equilibrio, porque si “hace cien años, la historia humana solía representarse como un relato sobre el progreso de la libertad”, y ese déficit “era la cuita más común”, y la gente estaba dispuesta a ceder porciones de seguridad a favor de ella; hoy parece todo lo contrario.

Es un escenario condenado al desencuentro y al conflicto. Por eso la presencia de Freud es constante con afirmaciones como que “la civilización es una transacción”. Consciente de complacer las necesidades humanas de la libertad y la seguridad, Bauman asegura que “una seguridad sin libertad equivaldría a esclavitud, mientras que una libertad sin seguridad desataría el caos”.

En el origen de todo, en la raíz de cada pregunta y duda está la búsqueda de la felicidad, y en la cofia de cada raíz la búsqueda del deseo, y en la punta de la cofia la necesidad de llenar una oquedad existencial en cada individuo que en estos tiempos adquiere dimensiones inéditas, que hace que lo líquido solo se solidifique por fuera.

Un mundo nuevo y paradójico con una trinidad: deseo-capitalismo-Internet. Esto delinea el destino de la humanidad porque ese circuito triangular se retroalimenta sin cesar y sus piezas se necesitan unas a otras, y se potencian. El resultado es que la satisfacción plena nunca se alcanza. Aletea sin descanso la sensación de que hay algo mejor ahí fuera, de que cualquier decisión no es la mejor sino que se están dejando muchas fuera.

El capitalismo ha triunfado, aseguran Bauman y Dessal, porque ha sabido explotar el fetichismo de la mercancía. Ha encontrado, explica Dessal, “el resorte de la subjetividad del deseo siempre insatisfecho del ser humano, fabricando objetos que se convierten en metáforas de nuestros deseos y la promesa de satisfacción”. Concediendo deseos reales e inventando otras necesidades.

Una estrategia que ahora Internet aumenta a la enésima potencia al sembrar la duda de que siempre hay algo mejor a lo elegido y, por ende, expande la sombra del error, de una decisión equivocada ante la sobreoferta. Espolea esa búsqueda de satisfacción que nunca será colmada definitivamente. “La insatisfacción es lo que nos mueve, lo que nunca acaba de llegar. Lo que no sabemos”, según Dessal, “es hasta cuándo le durará al capitalismo esta estrategia”.

La alianza deseo-capitalismo-internet parece no tener fin… El individualismo y el yoísmo amplían su reino… La identidad del individuo es más que nunca colectiva… El espejismo es potenciado y tal vez en ese posible retorno del péndulo, explica Dessal, está también en que la gente cede porciones de libertades, a cambio de seguridad, porque cree ver que con Internet reemplaza o suple otras cuestiones del mundo analógico que lo exponen menos a la realidad real y sus amenazas.

 

Un mundo donde la percepción del Tiempo es otra, ni lineal, ni cíclica, ni de atrás hacia delante, ni dimensiones paralelas, ni como un haz de luz que cae a lo borgeano… es puntillista.

 

Vía: El País

29 de Agosto de 2014

Hikikomori (Miguel Gutiérrez Peláez)

12:07:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

Hikikomori
Miguel Gutiérrez Peláez

Lo que los japoneses han denominado con el término hikikomori, se refiere a un fenómeno social creciente en el que sujetos jóvenes, principalmente hombres, se encierran en sus cuartos por meses, años e incluso décadas, estableciendo un mínimo contacto social. Es un fenómeno que se viene presentando desde los últimos 20 años y hace años que ya prende las alarmas de los sistemas de salud de ese país. Se calculan aproximadamente un millón (Suwa & Susuki, 2013) de hikikomoris. Algunos consideran que el fenómeno empieza a diseminarse a otros países de Europa y Estados Unidos.

El término fue acomodado por Saitoh Tamaki en los años noventa, si bien Kitao Norihiko lo había utilizado también.

Ha habido intentos por reducirlo a cuadros clínicos psiquiátricos pero, paradójicamente, algunos estudios han encontrado que en 50% de los casos de hikikomori no se encuentra una comorbilidad con un trastorno psiquiático (Koyama, et al, 2010). Se define hikikomori cuando no hay un trastorno psicótico o un retardo mental asociado y ha querido definirse como hikikomori primario (Suwa & Susuki, 2013), en oposición al hikikomori secundario, cuando el retraimiento sería secundario a otra afección mental.

Algunos autores sugieren (Zielenziger, 2006) que los hikikomori son la evidencia que la sociedad japonesa está colapsando. Las investigaciones apuntan a que este fenómeno es el termómetro de un nuevo advenimiento del malestar en la cultura. Suwa y Susuki (2013) señalan que la proximidad y la historia personal no son importantes para la comunicación personal en el Japón de hoy. La comunicación cara a cara es cada vez menos común y la comunicación online es considerada cada vez más importante. El concepto de "reunión offline", ahora de uso común entre la juventud japonesa, habla hasta qué punto la interacción virtual se ha constituido en norma.

Las tesis de sus causas apuntan a la falta de comunicación entre jóvenes y padres y a las transformaciones de la familia, la cultura y la sociedad, estando una serie de jóvenes no dispuestos a entrar en la competencia del Japón moderno. Se refieren también a las presiones y controles parentales, a los aportes financieros ilimitados de los padres. Los hikikomori entrevistados hablan de presión en los colegios, falta de aceptación de las diferencias en la sociedad japonesa, cambio en la naturaleza del trabajo en el Japón, frustración por la falta de oportunidades por la recesión japonesa y decepción por la falta de éxito inmediato. Se describe a la sociedad contemporánea como una sociedad narcisista, con deterioro de la comunicación y del vínculo social. Incluso, un autor japonés (Sakurai, 1985, citado por Rosenthal y Zimmerman, 2013) se refiere a las "comunidades de mí", en donde se protege la privacidad interna y hay una gran cautela exterior.

Si bien se reportan casos de hikikomori donde no existe ningún tipo de contacto con un otro, aun virtual, existen casos en que pertenecen a pequeños grupos de filiaciones similares, de intereses comunes, y carentes de relaciones afectivas.

¿Qué pensar al respecto de los hikikomori en relación al declive de la función paterna y la feminización del mundo? En un artículo reciente en el que también se refiere al fenómeno de los hikikomori, Laurent (2014) afirma que: "La extensión de la depresión es un efecto de lo que Jacques-Alain Miller ha denominado la 'feminización del mundo'. La misma está en relación con lo ilimitado, con el régimen del no-todo que extiende su dominio al interior mismo de las clasificaciones patológicas" (p. 21). Así, es posible pensar este fenómeno como un efecto de la feminización del mundo y el declive de la función paterna. Ahora bien, ¿puede pensarse también una relación entre los hikikomori y la feminidad? Continúa Laurent citando a Miller: "'Ya el solo hecho de la multiplicidad incompleta, inventiva, según la lógica de Lacan de la sexuación, está del lado femenino' señala. 'Lo múltiple, lo inventivo, la apertura del campo sintomático, esto responde mucho más a la posición femenina que a la posición masculina, y por lo tanto, de alguna manera también escribe la declinación de lo viril y la promoción de la lógica del no-todo que implica multiplicidad y apertura'" (p. 21). Marcelo Barros, por su parte, afirma que "la enemistad de lo femenino con los intereses universales obedece a la negativa a resignarse a los imperativos procustianos del deseo y el orden establecido. Según Lacan la feminidad aparece como inconciliable con 'el estado de las cosas', un estado que, por cierto, es el de las palabras, el del orden simbólico, y que nada tiene que ver con lo real" (p. 220).

¿Cómo entender que haya comunidades de goce si precisamente el goce es esquivo al lazo social? Entre los hikikomori hay uno que se ha erigido como su presidente y que milita por la legitimidad de ese modo de gozar: "He encontrado en Japón a un profesor de psicoanálisis de la universidad que había tenido como condiscípulo al actual presidente de la Asociación Japonesa de los Hikikomoris. Esta asociación milita por el derecho de los 'retirados'. Este sujeto, que actualmente es presidente, se había encerrado durante unos diez años antes de salir y constituirse en portavoz de aquellos que habían perdido la palabra" (Laurent, 2014, p. 19-20). ¿Cómo entender la distancia que hay entre el retiro autístico del hikikomori y el retiro extático del asceta? He ahí una línea de trabajo para pensar la diferencia entre el goce femenino y el goce aquí en juego. En los hikikomori insiste un goce autista, aislado, goce de cada uno, en el que prevalece la ilusión imaginaria de que ese goce está siendo compartido. Pero no hay un don allí, no hay lazo posible a través del amor. Habiendo la feminización del mundo raído la utopía del patriarcado que prometía una distribución equitativa del goce, las comunidades de goce se lanzan a la búsqueda de "un goce último que pueda aliviarnos definitivamente de nuestra angustia" (Laurent, s.f.), siendo justamente ese imposible al que se confronta el discurso del goce.

Vía: Jornadas de la NEL

26 de Agosto de 2014

Entrevista a Silvia Elena Tendlarz (Buenos Aires) Coautora de Adolescencias por venir, Gredos, 2012, Col. ELP.

10:51:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

“El discurso de las mujeres se ha desplazado, y recrudece la guerra entre los sexos”

En ¿A quién mata el asesino?, los psicoanalistas Silvia Tendlarz y Carlos García proponen un acercamiento entre esa práctica y la criminología en un momento en el cual la violencia material y simbólica crece, se expande, absorbe teorías y rechaza las interpretaciones que lejos de animar ese síntoma tratan de entender y de trabajar de a uno con los sujetos implicados, si así lo desean.


El libro, publicado por la editorial Paidós, no es un catálogo de buenas intenciones ni un recetario para desavenidos, tampoco es un elogio de los locos, menos un manual para estigmatizar.

Tendlarz es doctora en psicoanálisis por la Universidad de París VIII, también es psicóloga, analista miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP).


Esta es la conversación que sostuvo con Télam.


T: ¿A qué obedece la reedición de ¿A quién mata el asesino? Psicoanálisis y criminología?
ST: La primera edición de este libro que publicamos con Carlos García en el año 2008 en la editorial Grama, tomó como punto de partida unas clases que dictamos con ese título. El pasaje al acto homicida fue el hilo de Ariadna que nos llevó a examinar las relaciones que se podían establecer entre el psicoanálisis y la criminología enfatizando los estudios de casos examinados en el ámbito psiquiátrico y psicoanalítico. Los capítulos relativos a los asesinos seriales expresaron nuestra búsqueda por entender un tipo de homicidio que no es ni individual, matar a la víctima, ni de masa, matar a muchos al mismo tiempo, sino que se establece una serie que hace que sea uno tras otro sin poder detenerse. La nueva edición es, antes que nada, una puesta al día de la bibliografía desarrollada en estos seis años, e incluye tres anexos que resultaron de las investigaciones efectuadas a partir de la publicación del libro. Primero, un análisis más exhaustivo acerca del caso Barreda y las paradojas de los peritajes y la particularidad de su pasaje al acto criminal. Y a continuación, dos breves estudios sobre temas trabajados por cada uno de nosotros.


T: ¿Qué podés decir acerca del asesinato de mujeres, hoy más visible pero no sé si no ha sido una constante histórica?
ST: La violencia ejercida contra las mujeres forma parte de la llamada violencia de género. Más específicamente se utiliza el término feminicidiofemicidio. Este término comenzó a ser utilizado por el movimiento feminista. La activista sudafricana Diana Russel lo utilizó en 1976 públicamente en el Primer Tribunal Internacional de Crímenes contra Mujeres, y lo definió luego como el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres. En la Argentina, a partir del caso de Wanda Taddei, que murió quemada por su esposo, Eduardo Vázquez, ex músico deCallejeros, en 2010, se incrementó el número de mujeres que murieron asesinadas por medio del fuego. Es por eso que lo llaman el efecto Wanda. Las amenazas de quemar viva o prender fuego a una mujer fueron así incluidas en el discurso social como formas de atacarlas. La violencia que emerge en la relación entre un hombre y una mujer da cuenta del malestar entre los sexos. El lugar del discurso de las mujeres se ha desplazado en nuestra civilización, de allí que la guerra entre los sexos se vive de otra manera, en la medida en que se van reconociendo sus derechos y libertades. Desde el psicoanálisis, el ataque de un hombre a una mujer, por fuera del discurso de victimización, tiene sus matices. Una mujer puede volverse el síntoma de otro cuerpo, dice Eric Laurent, pero los hombres son el estrago de un cuerpo de otro sexo. Y esto no involucra solamente la cuestión del amor. De allí que la violencia de género o el feminicidio testimonian de cómo los hombres golpean, maltratan o matan a las mujeres.


T: En los años que pasaron desde la primera edición, la violencia - bajo todas sus formas - creció (no sólo en la Argentina) de manera exponencial. ¿Cómo pensar desde el psicoanálisis ese fenómeno y qué puede decirse de cara al futuro más o menos inmediato?
ST: En una entrevista a Eric Laurent, él hace un planteo relativo a la violencia que expresa bien el espíritu de la época. Indica que en el siglo XX existía la oposición entre las masas organizadas, como ser el ejército y la iglesia de acuerdo al planteo de Freud en Psicología de las masas y análisis del yo, y las masas no organizadas de las grandes huelgas obreras. La violencia del siglo XXI ha sustituido esa oposición por la privatización, la desmasificación de la violencia. La violencia contemporánea no solo es privada sino que es absurda, involucra la sustracción de objetos agalmáticos, que cobran valor en el mercado de consumo, sin tener en realidad un valor en sí mismos. La oposición actual es entre masas no organizadas que no son violentas, como el movimiento de los indignados en España, o el cacerolazo en la Argentina, y una creciente violencia privada que expresa cómo la época vive la pregnancia de la pulsión de muerte.


T: ¿Qué podés decir sobre la violencia escolar y los crímenes en las escuelas?
ST: La violencia forma parte de nuestra vida cotidiana y cambia sus vestiduras a lo largo del tiempo: conquistas, inquisiciones, guerras entre pueblos, guerras civiles, genocidios, odio, segregación. Somos testigos en la actualidad de su aparición en las escuelas, pero no porque la violencia sea escolar, sino porque la violencia social repercute en las escuelas y se vuelve sintomática. El nuevo siglo se caracteriza por la caída del Ideal que funcionaba en otras épocas. Eso se expande sobre las instituciones. A falta del Ideal que sostenía pacificadas las identificaciones horizontales, las relaciones sociales se modifican. Se producen agrupaciones cambiantes, con gran movilidad identificatoria. Los jóvenes se apoyan cada vez más en su grupo de pares y establecen el criterio de cómo se hacen las cosas muchas veces sin una orientación sino bajo el estigma del rechazo, la discriminación y la tensión con los otros. La relación con el semejante siempre experimenta una dualidad: de amor narcisista y de agresividad como su reverso. En la medida en que se desvanece la figura de la autoridad, aumentan los fenómenos imaginarios y la agresividad que genera el lazo. En la escuela se juega la transmisión de ideales, de saberes y de la cultura. Es una institución que trata de ordenar a los alumnos a partir de saber. El derrumbe de la figura del padre desestabiliza la inclusión de los niños y jóvenes en las escuelas, aumenta el rechazo del saber, que queda desacreditado, y genera una tensión creciente. Por fuera del buen funcionamiento escolar o de los programas educativos, se sintomatiza la escolarización y la socialización escolar. La violencia aparece como un síntoma en los distintos lazos que se establecen entre directores, maestros y alumnos. Niños y adolescente tranquilos y pacíficos eventualmente se encuentran en una situación extrema que los hace reaccionar de una manera inesperada. La búsqueda de un apoyo identificatorio en sus pares no los conduce necesariamente a situarse en el mundo en forma tal de hacer evolucionar sus lazos, aprender en la escuela y abrirse a un número nuevo de posibilidades, sino que lo llevan al odio, a la violencia y a la segregación. El rechazo de la orientación de padres y maestros por parte del adolescente muchas veces expresa la desconexión, el desenganche de las figuras en las que podrían apoyarse y dirigir sus preguntas, sus incertidumbres, sus miedos. En su lugar aparece el pasaje al acto violento, como simple descarga y desafío sintomático, que en realidad no resuelve nada y los deja tanto más confundidos y desorientados. La escuela se ha vuelto el blanco del homicidio de niños y adolescentes contra sus compañeros y maestros. Siempre ha existido el homicidio de algún compañero en episodios de peleas o como consecuencia de alguna ideación delirante o de un episodio alucinatorio. Lo nuevo tal vez es lo que se llama el crimen de masa o masivo, en el que uno o dos jóvenes entran armados a una escuela y matan a los que se encuentran en ella.Estos homicidios siguen a veces con un suicidio de los ejecutores o simplemente con una posición de entrega, sin ningún intento de fuga como en el caso del joven de Carmen de Patagones que examinamos en el libro. Cuando ocurre el homicidio, ni la violencia en las escuelas, ni las burlas y acosos y peleas entre compañeros, ni la violencia familiar, ni las disputas y castigos de los padres, ni las confrontaciones escolares, ni la violencia social, la marginalidad y la segregación, nada de todo eso alcanza por sí solo para explicar cómo un joven puede matar masivamente a sus compañeros. En el homicidio de masa algo nuevo se añade que no se explica por lo biológico o por lo social. No existe el homicida tipo, como tampoco el perfil estándar que pueda explicar cómo un joven llega a ejecutar ese acto. Resulta necesario examinar cada situación en su singularidad.


T: En relación al anexo sobre crímenes de niños, ¿cuál es el planteo legal en relación a los homicidios de un recién nacido?


ST: El nacimiento es un momento particular para una mujer. Buscado o rechazado, impuesto o profundamente esperado, siempre implica un momento en el que una se  accede o no a ser madre. No alcanza pasar por el parto, como lo indica la mayor parte de las legislaciones, para que una mujer sea madre, o sobre todo, desee serlo. El infanticidio, jurídicamente, es definido como la voluntad de dar muerte a un niño menor de tres días, en forma intencionada. A comienzos del siglo XX era considerado, en la Argentina, una forma atenuada del homicidio. Se partía de la idea de que el deshonor de ser madres solteras podría llevar a las mujeres a la locura y en ese estado matar a su bebé por la influencia del estado puerperal. Los tiempos han cambiado y el lugar de la madre soltera y de la protección de su honor también. Las familias monoparentales se expanden ya no por embarazos fortuitos, que conllevan el deshonor, sino por las distintas elecciones de los sujetos o los desencuentros de la vida amorosa. Algunas mujeres eligen tener un hijo a solas o sin casarse, ya sea con un hombre o con una mujer, de acuerdo a la ley del matrimonio igualitario, por lo que la antigua idea de madre soltera pierde vigencia. Se trata más bien de volverse madre por fuera de su estado civil. No obstante, siempre existe un reverso. Simultáneamente al cambio discursivo del siglo XXI, para muchas mujeres llevar un embarazo a solas, no buscado, incluso impuesto por una violación, continúa siendo un motivo de preocupación, pesar y desesperación, e incluso de soledad, en casos de jóvenes que no tienen a quién dirigirse y saber así que pueden entregar a su bebé en adopción. Con la reforma legal de la legislación nacional de 1994, la figura del infanticidio desapareció sobre la base de lo anacrónico de los fundamentos que lo sostenían, pero en la actualidad se busca restablecerlo de modo tal de que mujeres no reciban tan duras condenas.


Vía: Telam.com.ar

 

22 de Agosto de 2014

Los libros del verano VI

20:35:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)
Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.

Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.
ENRIQUE DELGADO HUERTOS (Palencia)

-Ana Maria Matute "Los hijos muertos"

-Rafael Chirbes "En la orilla"



PALOMA LARENA COLOM (Zaragoza)

Mis libros para estas vacaciones:

-Luz de agosto de W. Faulkner

-Mi enseñanza de J. Lacan

-Embrollos del cuerpo de J.A. Miller y otros

19 de Agosto de 2014

Los libros del verano V

20:47:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)
Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.




Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.

ÁNGELA GONZÁLEZ DELGADO (Palencia)

Lecturas que aconsejo para leer este verano:

- Los años  de peregrinación del chico sin color. Haruki Murakami. La soledad, el amor y la amistad constituyen los ejes de esta historia intimista. Un viaje de retorno geográfico que enmarca el viaje interior de un protagonista que desde siempre se posicionó como aquel que ve pasar el tren de la vida.

- Lo bello y lo triste. Yasunari Kawabata

Historia de humillación y venganza. Exquisita.

- Veinticuatro horas en la vida de una mujer. Stefan Zweig

O el uso del doble rasero.

- El Leviatán. Joseph Roth

El precio de traicionar lo sueños que tanto se persiguieron.

- Espíritu festivo. Robertson Davies

Cuentos de fantasmas. Genial.

- La liebre con ojos de ámbar. Edmund de Waal

Historia de una familia en los avatares del fin de una época.

- La invención del amor. José Ovejero

Las imposturas del amor. Sea o no inventado.

Próximos que espero leer para agosto:

Nos vemos allá arriba. Pierre Lemaitre

La ternura de los lobos. Stef Penney

 

JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ (Valladolid)

Me he llevado tres libros a los Alpes:

-Karin Obholzer, Conversaciones con el Hombre de los Lobos, Buenos aires, Nueva Visión, 1996.

-William Bynum, Una pequeña historia de la ciencia, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2014.

-Jacques-Alain Miller, El ultimísimo Lacan, Buenos Aires, Paidós, 2013.


12 de Agosto de 2014

Los libros del verano IV

14:07:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)
Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.



Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.

 

JAVIER PETEIRO-CARTELLE ( A Coruña)

(Nota del BLOG ELP, Javier Peteiro, médico y responsable de bioquímica en el Hospital de A Coruña es autor de El autoritarismo científico, Miguel Gómez, 2010)

Estoy con los siguientes libros:

-Jacques Barzun, "Del amanecer a la decadencia".

Varios sobre Roma.

Acabo de leer un texto breve pero muy interesante de Miguel Requena, "Lo maravilloso y el poder", que he recomendado en FB (previamente había leído y recomendado también uno suyo deredacción posterior: "Omina mortis")

Estoy con dos obras breves de Pierre Grimal: "El siglo de Augusto", "La civilización romana" y quizá lea "El amor en la Roma antigua"

Tengo en perspectiva "El día de los bárbaros" de Alessandro Barbero, sobre la batalla de Adrianópolis.

-García Gual: "La venganza de Alcmeón. Un mito olvidado" con el que me topé hace dos días. Es un escritor que me gusta mucho.

-Pedro Olalla: "Historia menor de Grecia. Una mirada humanista sobre la agitada historia de los griegos" (No creo que me lo lea entero). Aun no lo empecé.

-Robert Graves: "Adiós a todo eso", autobiográfico y centrado en su experiencia en la guerra del 14. Lo empecé y resulta atractivo

-Stefan Zweig: "Tres poetas de sus vidas. Casanova, Stendhal, Tolstoi. Leí parte sobre Tolstoi

-Tom Holland: "Fuego persa". Es un poco puro; no creo que lo lea pero lo tengo aquí al lado.

Te lo cuento tal y como estoy situado en lecturas aquí y ahora. Que las lea todas,

está por ver. De ellas, recomendaría especialmente el de Barzun, pero, si

tuviera que sugerir lecturas vacacionales, me inclinaría por éstas:

 

-Phlipp Blom: "Años de vértigo" por aquello de que estamos con la conmemoración de

la Gran Guerra. Me parece el libro más interesante que tiene. Los otros suyos me resultaron muy pesados.

-Stefan Zweig: Todo lo suyo me gusta, pero quizá eligiera para recomendar algo que seguro que la gente conoce sobradamente: "La impaciencia del corazón"  y uno muy breve, "Novela de Ajedrez".

-Patrick Leigh Fermor: "Un tiempo para callar". Viene bien para retomar la perspectiva del tiempo y dejarse de prisas. Hay un texto muy breve sobre este hombre, ateo y bon vivant, escrito por una catalana: "Drink Time!", muy recomendable en estos tiempos de moral higienista extrema.

Sobra decir que he leído con gran interés los que publicaron este año nuestros amigos Ubieto y Dessal con Bauman.

 

JUANJE UGARTE (Bilbao)

-Pioneros de la psicosis, de Vicente Palomera, Gredos 2014

-La perdida del humano, de Lierni Irízar, Beta 2014

 

CHUS GÓMEZ ( Vigo)

1-Kassel no invita a la lógica, de Enrique Vila Matas (regalo de un amigo)

2-La invención del pasado, de Miguel Anxo Murado

3-La historia de España contada

4- Y por supuesto artículos de Jacques-Alain Miller y de Jacques Lacan.

 

8 de Agosto de 2014

Los libros del verano III

21:17:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)
Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.


Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.


FÉLIX RUEDA SOLER (Bilbao)

Como el verano ha llegado antes de poderme ir de vacaciones, me he ido poniendo a tono iniciando las lecturas ociosas con un libro de Philippe Sollers:

“Casanova el admirable”.

No creo que el interés de Sollers por el icono de libertino sea casual, ni tampoco su librito sobre Sade. Me parece que las afirmaciones de Lacan –al que cita en una ocasión-, especialmente el del seminario sobre la Ética del psicoanálisis, están detrás de este interés.

En la lista de espera de los libros posibles para agosto están “Sombras sobre el Hudson” de Isaac Bashevis Singer, “La Atenas de Pericles” de C.M. Bowra, y otro en la línea del de Sollers, de Jean-Jacques Pauvert: Sade una inocencia salvaje”.


JOSÉ RAMÓN UBIETO (Barcelona)

 

El ultimísimo Lacan. Jacques Alain Miller. Paidós 2013. Miller continúa en este curso su indagación por la última enseñanza de Lacan partiendo de la tesis de que la enseñanza de Lacan ambicionaba transmitir el "traumatismo Freud" que no es otra cosa que poner lo real en el centro de operaciones del psicoanálisis.

La sociedad del cansancio. Byung-Chul Han. Herder, 2012 El filósofo de origen coreano, profesor en Karlsruhe, es autor de una serie de breves textos que analizan la sociedad actual centrándose en aspectos cruciales como la transparencia, la opacidad, el enjambre digital y –en el caso de este libro-  el cansancio del hombre actual. Comienza con una tesis crítica sobre el neurocentrismo actual. El mundo en el que vivimos ya no responde al paradigma inmunológico, incompatible con la globalización.  Si la dialéctica de la negatividad constituye el rasgo fundamental de la inmunidad, la desaparición de la otredad significa que vivimos en un tiempo pobre de negatividad y en un exceso de positividad. Han señala aquí el intento contemporáneo de borrar la falta por el empuje al goce y sus objetos.

Volviendo a la normalidad. La invención del TDAH y del trastorno bipolar infantil. Fernando García de Vinuesa, Héctor González Pardo y Marino Pérez Álvarez. Alianza Ensayo, 2014. Continuando trabajos anteriores, Marino Pérez y colaboradores analizan el constructo de los trastornos infantiles más prevalentes (TDAH y Trastorno Bipolar) con una perspectiva crítica y con un rigor en los datos que aportan. Una buena y actualizada revisión del tema.

 

CARMEN CARCELLER (Valencia)

-¡Oh, soledad!, Catherine Millot, Ediciones Ned. Barcelona 2014

Millot nos hace viajar por el norte de Sicilia  hasta el Cabo Norte pasando por Ruggen. Desde los acantilados mas escarpados hasta los desiertos de la Patagonia todo ello para mostrar de la forma más hermosa y sencilla como se accede "finalmente a lo real como si se hubiera roto una pantalla. Lo real seria el ante-mundo, el mundo de antes de nosotros".

Un verdadero viaje a través del  amor-devastación para llegar al infinito-finito limitado a través de la escritura. Una delicia.

Para los que hayan disfrutado con el libro de C.Millot pueden continuar con la referencia básica de:

- Días de ocio en la Patagonia.

William H. Hudson, Ediciones Continente, Argentina 2007

Y para terminar un cuento de Carson McCullers titulado: “Un árbol. Una Roca. Una Nube.

Sobre un personaje que nos cuenta un viaje muy singular, publicado por Seix Barral incluido en El aliento del cielo.

Barcelona 2007

5 de Agosto de 2014

Los libros del verano II

21:01:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)
Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.

Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.

MARCO FOCCHI (Milan)

Ecco i tre libri che sto leggendo:

Roberto Esposito: Immunitas

José Saramago: L'anno della morte di Ricardo Reis

Chuck Palahniuk: Soffocare

 

MIQUEL BASSOLS (Barcelona)

Aquí van tres títulos escogidos entre los libros que pongo en la maleta para este mes de Agosto:

— Jean Massin. Robespierre. Le club français du livre , Paris 1956. 

Indispensable para conocer la figura de alguien que pudo escribir: “j’ai fait le sacrifice de ma vie à la vérité”.

— Jordi Mas López i altres. L’Haiku en llengua catalana. Obrador Edèndum, Santa Coloma de Queralt 2014.

Interesantes estudios sobre la tradición de la escritura del haiku en la literatura catalana.

— Éric Laurent y otros. Cuerpos que buscan escrituras. ICBA / Paidós, Buenos Aires 2014.

Textos de la Conversación Clínica del ICBA 2012, en ruta para la preparación de las VIII Jornadas de la NEL de Octubre en Lima.

 

FERNANDO MARTÍN ADURIZ (Palencia)

 

En julio me centré en Claudio Magris, y aún sigo:

 

Alfabetos (Anagrama, 2010), El Danubio (Anagrama, 1997), El infinito viajar (Anagrama,2008).

Magris, recuerda que Kant recomendaba a un teólogo “lea literatura de viajes”, porque él no se movía de Königsberg, pero los psicoanalistas no paramos de ir de aquí para allá, al menos los del Campo Freudiano, y además un buen análisis es un buen viaje. Y este libro me acompaña desde hace años, vuelvo a él cada poco. Este verano me sirve Magris para escribir mi columna semanal en el periódico.

En un viaje a París a primeros de mes me leí Diario de un extranjero en París, de Curzio Malaparte (Tusquets, 2014). Histórico e intrahistórico del París de 1947.

 

En agosto, me llevo de viaje a Jacques-Alain Miller: Donc (Paidós, 2011). A mi gran Vila-Matas: Kassel no invita a la lógica, (Seix-Barral, 2014), y como siempre a Benet: Otoño en Madrid hacia 1950 (Alianza, 2003).

Y puesto que sigo también con la Guerra Civil, Chaves Nogales, M.: A sangre y fuego (Libros del Asteroide, 2013), y este año con la I Guerra Mundial aguarda un John Dos Pasos: La iniciación de un hombre: 1917, a la espera de pasar el test definitivo de mi entrañable pescador gallego que me adoctrina acerca de lo que es o no un hombre.

 

Espero que me lleguen a tiempo el último de Palomera: Pioneros de la psicosis (Gredos, 2014), y el de Vicens: Lenta, Precipitadamente. Una Experiencia Psicoanalítica (Univ. San Martín, 2013). Y desde luego espero la llegada libro que vamos a presentar en Valladolid en noviembre y que ha despertado tanto interés, el de Baumann y Dessal: El retorno del péndulo. Sobre psicoanálisis y el futuro del mundo líquido, (FCE, 2014).

1 de Agosto de 2014

Los libros del verano I

10:50:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)


El Blog ELP desea a sus miles de fieles lectores diarios un buen verano y unas buenas lecturas.

Hemos pedido a escritores, psicoanalistas, analizantes y amigos del psicoanálisis que nos cuenten los libros que van a leer este verano o que ya están leyendo. Y así, en distintas entregas iremos narrando sus lecturas.

Comenzamos hoy con amigos de Madrid, Barcelona y León.

Animamos también a los lectores del BLOG a comentar sus lecturas de verano.

MARIO IZCOVICH (Barcelona)

  • El enigma Spinoza, de I. Yalom, Emecé.

  • El retorno del Péndulo. Sobre psicoanálisis y el futuro del mundo líquido, de S. Bauman y G. Dessal. FCE

  • La vraie vie à l'école. La psychanalyse à la rencontre des professeurs et de l'école. Philippe Lacadée. Editions Michèle.

 

 

 

SANTIAGO CASTELLANOS (Madrid)

  • La puerta, de Magda Szabó, autora húngara, nacida en 1917. La novela nos cuenta una historia que transcurre entre Emerenc Szredás -su señora de la limpieza- y la misma escritora. Acabo de terminar su lectura y es de esas novelas que no te dan descanso, quieres seguir leyendo hasta el final. En la trastienda del relato nos encontramos con el universo femenino, sus secretos, sus espejos, y la dignidad como contrapeso al sinsentido y la locura de Emerenc.

  • Acabo de empezar la lectura de El ojo absoluto, de Gérard Wajcman, editado por Manantial. Es de esos ensayos que se compran para leer cuando se dispone de tiempo. Gérard Wajcman, es psicoanalista y profesor en el Departamento de Psicoanálisis de la Universidad de París 8. La tesis que despliega nos propone cómo la ciencia y la técnica nos provee de un dios omnividente electrónico, un nuevo Argos dotado de millones de ojos que no duermen nunca y que nos hace visibles íntegramente. Hemos entrado en la civilización de la mirada y sus consecuencias subjetivas son analizadas en este trabajo.


 

 

 

ARANTZAZU RODRIGUEZ CIUDAD (Madrid)

  • Musicofilia (Oliver Sacks)

  • El Padrino (Mario Puzo)

  • Cosa Nostra: Historia de la mafia siciliana (John Dickie)

     

     

MAR ARIAS (León)

He leído en julio:

  • Erri de Luca Los peces no cierran los ojos, Seix Barral, Biblioteca Formentor.

  • Bohumil Hrabal, La pequeña ciudad donde se detuvo el tiempo,  Galaxia Gutenberg

  • Bohumil Hrabal, Tierno bárbaro, Galaxia Gutenberg

  • Irène Némirovsky, El vino de la soledad, Narrativa Salamandra.

  • Avelino Fierro, Una habitación en Europa, Eolas ediciones.

Leeré en agosto:

  • Juan José Saer, La grande, RBA.

  • James Salter "Todo lo que hay", Narrativa Salamandra.

  • Miguel Iribertegui Eraso, Papeles de Tambopata.

  • El Psicoanálisis Lacaniano en España

  • Psicoanálisis y civilización

    «Pero lee sobre todo tu propio inconsciente, ese libro con una tirada de un solo ejemplar cuyo texto virtual llevas por todas partes contigo, y en el que está escrito el guión de tu vida, o al menos su rough draft»

    Jacques-Alain Miller, Cartas a la opinión ilustrada.

  • Búsqueda con Google (Más y mejores resultados)

  • Buscar

  • Categorías

  • Comentarios

  • Enlaces

    • Escuela Lacaniana de Psicoanálisis
    • Asociación Mundial de Psicoanálisis
    • Observatorio PSI
    • Blog de la Asociación Mundial de Psicoanálisis
  • Herramientas de usuario

  • Alimentación XML

  • ¿Qué es RSS?