El Psicoanálisis Lacaniano en España

El Blog de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis

27 de Marzo de 2015

RESEÑA SOBRE LA XV CONVERSACIÓN CLÍNICA DEL ICF “HOMOSEXUALES EN ANÁLISIS”*

13:18:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

Por Betina Ganim (Palma de Mallorca. Socia de la Sede Barcelona de la ELP Catalunya)

El 7 y 8 de marzo de2015 tuvo lugar en Barcelona la XV Conversación Clínica del Instituto del Campo Freudiano que este año tuvo como eje el título “Homosexuales en análisis”.

Ya Anna Aromí en su presentación anticipaba algo del orden de la sorpresa, un real que es inherente a la clínica psicoanalítica.

¿De qué se trata ese real? De lo incurable, que es aquello delo que se da cuenta en el pase. Es justamente por lo que no se cura que estamos en el terreno del psicoanálisis y no de la psicoterapia. El psicoanálisis se orienta por lo real, por esa “impureza”, por esa sorpresa. Y el ejercicio del psicoanálisis orientado por lo real, será solamente propiciado por el deseo de llevar un análisis hasta el final.

Que el psicoanálisis se inventa con cada paciente en su relación con cada analista, es lo que ha quedado verificado en esta Conversación Clínica.

Del título, Manuel Fernández Blanco precisó que justamente no se trata de establecer un tipo clínico: “homosexuales”, sino que se trata más bien de conversar sobre una clínica más allá del diagnóstico estructural, localizando el papel que juega la homosexualidad en cada uno de los casos. De todas maneras, fue inevitable la discusión sobre el diagnóstico estructural, particularmente en uno de los casos.

Anna Aromí nos recuerda que siempre estas Conversaciones han sido muy ricas en cuanto a la enseñanza que de ellas decanta, como por ejemplo que en la conversación sobre finales de análisis haya habido casos que eran falsas salidas; o conversaciones sobre la pareja y el amor en cuyos casos no había ni pareja ni amor; o conversaciones sobre Neurosis que arrojaban casos de Psicosis.

Se presentaron seis casos clínicos, y contamos con la presencia de Jacques-Alain Miller, presente una vez más orientando la Conversación. De su orientación y de la diversidad de intervenciones que hubo en el público, he recortado algunas enseñanzas.

La primera sorpresa es que no en todos los casos se pudo localizar tal homosexualidad pretendida en el título de esta convocatoria.

Así, tenemos la diferencia entre lo que es un “homosexual” decidido, de aquello que Miller nombra como “apenas un homosexual”, que serían casos estos últimos  en los que más bien se trata de una posibilidad de tener encuentros sexuales con un partenaire del mismo sexo, y que muchas veces se concreta por acción del objeto.

En este punto, y respecto del título de la Conversación, Miller reafirma: la homosexualidad no indica un tipo clínico

Primera valiosa enseñanza que quiero destacar, respecto del título y de la selección de los casos.

Supuestamente los distintos casos presentados han sido elegidos teniendo en cuenta como criterio que se trate de sujetos que hacen una elección de un objeto del mismo sexo. Ese criterio permite hacer una clase lógica: la clase de los que tienen como objeto una persona del mismo sexo que ellos. Pero esa clase lógica no constituye un tipo clínico, por la razón precisa de que no podemos poner eso en términos de una implicación lógica.

¿Qué quiere decir Miller con esto? Que por un lado podemos decir “Si tal sujeto es homosexual, entonces….” Pero vemos que a priori, no podemos deducir nada del hecho de hacer una elección del mismo sexo.

Sí que hacemos de la “Histeria” una clase. Esto es muy distinto porque podemos decir “Si este sujeto es histérico, va a responder la estructura del discurso histérico”. Esto es, una implicación lógica.  “Si…entonces… ”. Tipos clínicos que nada tienen que ver con el caso de los homosexuales, en los que se trata más bien de una descripción, de un rasgo del objeto de elección.

Se podría hacer una selección de sujetos que tienen como rasgo el haber elegido como objeto una persona del mismo sexo. Pero de eso no se puede hacer una deducción lógica.

El caso del que surge esta enseñanza, justamente  nos hace ver la diferencia que existe entre construir una clase lógica de sujetos, y la implicación lógica. Son dos movimientos de pensamiento muy distintos.

Otra enseñanza que arrojaron los casos es en relación a la demanda de tratamiento, a la importancia de ubicar cuál es la demanda en juego. Porque se puede consultar por una cuestión relacionada con el cuerpo, pero lo que termina precipitando la consulta no tiene nada que ver con la razón médica.  Miller lo plantea como una premisa: nunca se consulta a un analista por una razón médica. Puede ser algo del orden del pretexto, del motivo, pero por el movimiento mismo del análisis, inmediatamente se da un sentido a eso que ocurre en el cuerpo. La cosa médica existe en el mundo médico; fuera de él, eso no existe. Dentro del discurso analítico, la cosa médica se disuelve rápidamente.  El universo psicoanalítico convierte al discurso médico en otra cosa. Por supuesto que hay cosas que el discurso analítico no puede tomar a su cargo; es decir,  el psicoanálisis no cura las enfermedades médicas, sino que ciertas enfermedades por las que uno consulta implican una razón que se disuelve  rápidamente cuando entran en análisis.

Retomando la cuestión del título de la Conversación,  Miller subraya que en psicoanálisis hay que ser muy prudentes y cuidadosos con la palabra “homosexual” para no convertirla, como dije antes,  en tipo clínico, ya que eso ha sido utilizado para cierta estigmatización.  Tal como él había dicho en unas Jornadas sobre “Gays en análisis”, el significante gayes un significante masificante, un S1 que implica un movimiento político. Un movimiento que supone cierta cesión de lo más particular del deseo homosexual, en tanto el gay retrocede frente al propio deseo homosexual.

 

De las entrevistas preliminares los casos transmiten la importancia que tienen en el tratamiento analítico; es en ese tiempo que el analista tiene que ser más “activo” –si se quiere-   donde pregunta precisamente como un médico. Y en ese mismo movimiento se trata de poder indagar la modalidad de goce del sujeto en su singularidad.

 

Miller destaca la gravedad de un caso en tanto se trata de un hombre que, no sin sufrimiento, quiere saber dónde está la verdad de su goce –si del lado de los hombres o de las mujeres. En este punto se subraya la manera “artificial” de referirse a lo que le gusta de una mujer.

 

Miquel Bassols hace referencia a otra enseñanza, que nos ayuda no solo a relativizar la idea de género, sino también a relativizar lo que se entiende como  elección de objeto según la descripción del objeto mismo. Y es la referencia a lo hétero con lo que un sujeto se encuentra. Esta es una versión de lo hétero que no se define por la elección del objeto, sino -tal como Lacan lo introduce- por la alteridad del goce como tal. Se trata de lo hétero no como el otro sexo, sino como el sexo en tanto Otro, un goce que habita en cada sujeto como alteridad, como lo diferente. Entonces, en ciertos casos, la pregunta es si la homosexualidad no se revela como un “rodeo” para evitar la alteridad del goce mismo.

Otra de las enseñanzas que rescato es que, sabiendo que hay homosexualidades masculinas en las que frecuentemente se encuentra como rasgo el odio al padre -lo que le da también ese empuje de subversión, invención e innovación contrario al orden patriarcal-uno de los casos nos enseña lo contrario: lo que está en juego es el amor al padre, y la madre aparece más bien como aquella de la que se tiene que proteger. Tenemos entonces que hay en el caso una “positivización” del padre; y del lado de la madre, no se trata de la madre fálica, esa madre toda potente-muy frecuente en las homosexualidades masculinas clásicas.  Y esto, dice Miller, es lo más sorprendente.

La enseñanza es entonces que hay homosexualidades masculinas construidas sobre la vertiente de la madre, y otras construidas sobre la vertiente del padre.

En otro de los casos, como se dijo al principio, no se encuentra la homosexualidad, sino el fetiche, a la manera freudiana, como defensa frente a la homosexualidad.

En este punto Miller considera que si bien hay casos que no son de “homosexualidad”, su pertinencia tiene que ver con que  la heterosexualidad del objeto está falsificada por el sometimiento al que se impone un sujeto a una mujer fálica.  Si un sujeto no se vuelve homosexual, puede ser porque la elección de objeto es una mujer con particulares características, una mujer que vale como un hombre, es decir, una mujer fálica, lo que nos lleva a pensar en que algunas elecciones de objeto son falsamente heterosexuales.

De este modo, un hombre puede refugiarse de la castración a través de una mujer dominante, una mujer que vale como un hombre, completa, que no tiene falta; el gozar de la mujer la completa, y no se produce la angustia de castración.

También es muy interesante el rasgo de planificación que aparece en la modalidad de goce masoquista, que ilustra muy bien uno de los casos de la Conversación. Una planificación que permite poner  perfectamente en escena el teatro de su propio goce.

Nos asalta nuevamente la sorpresa, y esta vez, como también anticipé,  tiene que ver con el diagnóstico estructural: ¿Neurosis o psicosis? Una discusión clásica a la que se le da todo el tiempo necesario en la discusión.

Es que se trata en principio de una problemática fálica que se ubica como centro del debate. Más bien, la discusión se centra sobre el valor fálico en juego ¿es del orden simbólico, imaginario o real? ¿Se trata del “para todo fálico” o del “para nada fálico”?

En cuanto al ordenamiento fálico del goce, se plantea la posibilidad de pensar la forclusión en dos registros: del sujeto mismo como falo de la madre, que no lo inscribe en ese registro de ser su “falo maravilloso”. Y sin embargo hay una palabra de la madre que se escribe en su cuerpo literalmente. Hay  allí ausencia de metáfora, y aparece una certeza delirante.

Se destaca que los casos presentados se resisten a  ser incluidos en el grupo de “homosexuales”. Ni tan siquiera la cuestión del gay como oferta de comunidad de goce. La respuesta de esos casos a esta convocatoria desplazaría de algún modo el titulo propuesto inicialmente. En esta línea se propone un desplazamiento del título “Homosexuales en análisis” a algo que nos convendría más, a partir de la última enseñanza de Lacan, que podría ser “Lo homosexual en análisis” o “Las homosexualidades en análisis”.

También hubo casos que no abrieron a la discusión diagnóstica,  pero que nos muestran su particularidad, la singular modalidad de goce en juego. La práctica masoquista nos enseña sobre eso que Lacan llama “desierto de goce”, en el movimiento mismo de intentar lograr reintroducir el goce en un cuerpo vaciado de goce.

La Conversación termina con una apertura: la invitación a la próxima, en 2016, con el título “La protesta viril es unisex”. Veremos qué sorpresas y qué enseñanzas nos deparará ese encuentro.

*?*Encontrarán el audio en Radio Lacan #68

http://www.radiolacan.com/es/topic/517/3

25 de Marzo de 2015

El salvaje éxtimo

14:37:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

Manuel Montalbán Peregrín

 

 

(…) Porque la noche cae y no llegan los bárbaros.

Y gente venida desde la frontera

afirma que ya no hay bárbaros.

¿Y qué será ahora de nosotros sin bárbaros?

Quizá ellos fueran una solución después de todo.

Extracto, parte final del poema “Esperando a los bárbaros”, K. Kavafis. Trad. J. Mª Alvárez.

 

 

El panarabismo tuvo su origen, en conexión al movimiento de países no alineados, a mediados de la década de 1960 como vector de ideología identitaria tras el logro de la independencia y el reto de la descolonización, en el contexto de la Guerra Fría. La desarticulación progresiva del Estado en países como Afganistán, Irak, Siria, Libia, etc., lo convierte en un término caduco aunque se haya intentado recuperar, con ocasión de la llamada “primavera árabe”, o en su vertiente panislámica, ante las reacciones que sacuden el mundo árabe cada vez que se activan las invasiones periódicas de Israel sobre los territorios palestinos, o en el caso de las protestas contra las caricaturas de Mahoma.

 

En la actualidad el paratodos de la realidad árabe parece abocado al horror cotidiano del yihadismo global. El para-Estado del terror aprovecha el vacío del Estado demolido, heredero de los juegos coloniales. Con las tragedias de París y Copenhage todavía frescas, esta semana la amenaza se ha concentrado en Túnez, donde han muerto 21 personas, la mayoría de ellos turistas, en un atentando en la capital, y en Yemen, en un doble atentado suicida contra la población de origen chií, con más de 150 muertos.

 

La mayoría de las recomendaciones de analistas políticos y expertos en relaciones internacionales puede ser categorizada en dos opciones: desde el ideario más conservador en Estados Unidos y Europa, la intervención militar de tropas de las potencias occidentales, más o menos directa, en puntos geopolíticos estratégicos,  y, desde cierta prudencia de instituciones como la U.E., el apoyo antiterrorista y económico a los regímenes aliados a los intereses occidentales, allí donde los haya.

 

Entre esos sucesos dramáticos se cuela también en las noticias de estos días las imágenes de un brutal linchamiento a una mujer en Kabul.  Es tal la brutalidad de la agresión que incluso Ismael Saadat, editor del servicio afgano de la BBC, ha declarado que es la primera vez que pasa algo así. Ni siquiera durante la etapa talibán sucedió algo similar. Se trataba, al parecer, de una mujer joven, que padecía problemas mentales desde hacía años, a la que acusaban de haber quemado supuestamente unas páginas del Corán, y que es apaleada hasta la muerte, quemada y arrojada a la ribera del río, por una turba de hombres.

 

La última muestra de esa barbarie, por ahora, se dice en algunos editoriales. El deslizamiento es evidente. La polaridad civilización-barbarie se activa de manera recurrente.

 

No se trata de excusar la barbarie, ni de relativizarla en un ejercicio de filantropía posmoderna, que ya Rousseau en el Emilio denunciaba como amar a los “tártaros” para quedar dispensado de tener que soportar a los vecinos de al lado. Recordar los factores históricos, estructurales, que han convertido al imperialismo europeo y norteamericano, de ayer y de hoy, en agente fundamental de los devenires políticos del norte de África y Oriente próximo y medio, tampoco conlleva automáticamente, como quieren hacer creer los desmemoriados, la redención del asesino, que no haría más que acabar el trabajo de la propia entropía de un sistema, el de las democracias occidentales, en estado terminal.

 

Aquí, como en otras cuestiones fundamentales referidas a los impases contemporáneos del malestar, merece la pena detenerse en lo que E. Laurent denomina “anticipaciones lacanianas de la función del psicoanálisis en la civilización” [1].

 

Ya Freud transciende la visión simplista de la masa como grupo irracional, recurriendo a la identificación al líder, o a una idea sustitutiva proporcionada por una tendencia, un deseo, el odio, etc., compartidos con fines unificantes. Como nos aclara Laurent, Lacan va más allá de la identificación segregativa al líder en su aproximación a la lógica colectiva, considerándola una lógica basada en la amenaza de un primer rechazo pulsional. Esto puede precipitar en la dimensión del uno por uno la voluntad de asesinato como expresión del fundamentalismo que remite a reafirmarse como creyente por temor a ser denunciado como no-creyente. Un creyente sabe lo que no es un creyente. Los creyentes se reconocen entre sí. Afirmo ser un creyente por temor a ser convencido por los creyentes de que no lo soy. El linchamiento, a lo largo de la historia, ha variado en frecuencia y modalidad, pero generalmente se produce en contextos propicios a la expresión radicalizada de hostilidad. En la expansión hacia el oeste y el sur de los Estados Unidos fue, en muchas ocasiones, sustituto de la justicia formal hasta bien entrado el siglo XX. El clima de violencia se convierte en patente de corso frente al heterós. No es ya un ser humano aquella a la que rechazo como teniendo un goce distinto, además doblemente diferenciada, mujer y enajenada. Mientras tanto, la escena es grabada con el rigor de un naturalista por decenas de móviles. El gobierno afgano responde como cualquier gobierno que se precie: se investigará, se castigará a los culpables, se valorará la diligencia de la policía, y se rectificará si fuera necesario.

 

Mas que de conflicto de civilizaciones hablamos de choque de goces, todo grupo humano se organiza en torno a un goce extraviado, un no-saber sobre el goce que corresponde a una identificación. Fernández Buey[2] lo llamó “guerra entre barbaries civilizadas”, en la que se superponen constantemente expresiones de lo premoderno, lo moderno y lo posmoderno. Desde tiempos míticos, y en sentido estricto, la barbarie es hija de la civilización, y lo humano se conforma como progreso regresivo, salvaje éxtimo.

 

 


[1] Laurent, E. (2014), “El racismo 2.0”, Lacan Quotidien, 371.

[2] Fernández Buey, F. (2004), “Tres notas sobre civilización y barbarie”, en AA.VV., Fronteras, Debat de Barcelona VII, CCCB - Fundació Collserola, Barcelona, pp. 33-44.

19 de Marzo de 2015

El Islam en España y la ley del superyó

10:49:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

Miquel Bassols

Los medios han informado estos días de la detención simultánea en varias ciudades españolas de ocho personas sospechosas de “terrorismo yihadista”, de captar adeptos al Estado Islámico y de difundir su “ideario radical”. En varias ciudades españolas se ha detectado la existencia de “células yihadistas” dispuestas a realizar atentados “en cualquier momento”. La televisión muestra el instante de una de las detenciones en L’Hospitalet, ciudad contigua ya a Barcelona. Un joven de treinta años, esposado y vestido con un chándal del Barça, es conducido por dos policías; antes de entrar en el furgón policial se gira hacia las cámaras y lanza la consigna en árabe: “Alá es grande” —“…y Messi su profeta”, añade alguien con cierto humor.  El periodista interroga después a una vecina que da las ya habituales explicaciones: “Son una familia muy normal, los hijos son muy educados; me ha sorprendido que viniera la policía, pero si ha pasado algo con alguno de los hijos yo no lo sé”. Hace justo treinta años que viven en el barrio.

La escena me ha hecho presente otra, inversa en varios sentidos y unos seiscientos años anterior. Un hombre de setenta años, venido de tierras catalanas pero vestido con hábito sarraceno, se planta en medio de la plaza mayor de la ciudad de Bugía y grita ante la gente que se ha congregado a su alrededor: “La ley de los cristianos es verdadera, santa, cara a Dios. La ley de los sarracenos es falsa. Y estoy dispuesto a demostrarlo”. No pasará mucho rato hasta que la gente empiece a apedrearlo y las autoridades del lugar lo detengan para encarcelarlo. El episodio está explicado en la Vita Coaetanea de Ramon Llull, fechada en 1311. El insigne mallorquín fue en realidad un verdadero fan del islamismo, mantuvo una relación tan fuerte como paradójica con su religión, con su lengua y con su cultura, un vínculo paradigmático para entender la coyuntura de un conflicto que parece haber empezado ayer pero que lleva ya siglos.

El terrible atentado, el 11 de marzo de 2004, en la estación de Atocha de Madrid —casi doscientos muertos y dos mil heridos—, el segundo mayor atentado cometido en Europa hasta la fecha, significó sin duda en España el punto álgido en la percepción de peligro que supone la presencia del Otro malvado en el interior más interior del vínculo social. La comunidad musulmana se apresura una y otra vez a distinguirse de la acción de Al Quaeda o del Estado Islámico actual, sin conseguir separarse de esta percepción especular del Otro malvado.

En realidad es la continuación, por otros medios y con diferentes intensidades, de un antigua relación. Un somero repaso a la historia de España muestra el fuerte vínculo que la cultura española ha mantenido y sigue manteniendo con la cultura árabe y con el islamismo, vínculo marcado irremisiblemente por el conflicto y la exclusión recíproca. Setecientos años de fuerte presencia musulmana —desde el 711 al 1492, para tomar las fechas del principio de la conquista árabe y del final de la reconquista cristiana— no pasan en balde, tanto en la propia lengua, como en cada rincón de la vida religiosa, social y política. Hoy, uno de los objetivos explícitos del Estado Islámico es la re-re-conquista de al-Ándalus, el amplio territorio de la península ibérica que estuvo bajo poder musulmán durante la Edad Media. En realidad, lejos del ideal de la idílica imagen que a veces quiere darse en España de la convivencia entre las tres religiones monoteístas —la cristiana, la judía y la musulmana— que han definido su historia, ésta se ha caracterizado por un sanguinario conflicto de exclusiones y expulsiones, de integrismos, integraciones y desintegraciones de las respectivas comunidades.

En la actualidad, la población musulmana en España es de algo más de un millón de habitantes, unos 280.000 en Cataluña, unos 200.000 en Madrid, algo menos en Andalucía y en la Comunidad Valenciana. Alguien como Sami Naïr ha podido afirmar recientemente que “el islam forma parte de la identidad catalana”, a la vez que sostiene que “la estrategia occidental contra el Estado Islámico es peligrosa” (El Punt Avui, 10/03/2015). La destrucción del Iraq abrió en efecto la caja de Pandora y del “conflicto de identidades”. Más que de un rechazo del Islam, se trataría de una posición segregativa de la inmigración magrebí, alimentada por la politización propia del Islam. Con todo, es demasiado fácil atribuir a un rechazo de la inmigración el poder paranoico que está alcanzando la posición occidental ante el musulmán.

Hay que subrayar aquí la importancia de una nueva figura que ha aparecido en un panorama social que es común a buena parte de Europa: la del integrista integrado, la del terrorista hijo de la propia familia, la del enemigo que devuelve en espejo desde el propio interior de la comunidad la figura del Otro malvado que se trataba de poner en el exterior. En realidad, en el resorte del conflicto segregativo aparece esta figura paradójica del integrista tan bien integrado que no se le reconoce como tal, la del fundamentalista tan bien fundamentado en el vínculo social que se pasa por alto la verdad escondida que muestra en ese vínculo. Se trata finalmente de la figura del “enemigo interior”, tal como Jacques-Alain Miller la subrayó recientemente en su artículo de Lacan Quotidien nº 455, titulado El amor de la policía: “A la espera, sólo percibo una explicación, es que el islamismo guerrero es considerado por la población como un verdadero enemigo interior.”

¿Habrá que recordar el nombre que este “enemigo interior” recibió en la metapsicología freudiana y que Jacques Lacan igualó, a propósito precisamente del caso de un sujeto de la cultura islámica, a “un enunciado discordante de la ley” (cf. su Seminario I)? Es el superyó, y no tiene otro fin que alimentarse de aquella misma satisfacción que el sujeto se prohíbe en su nombre… y desde su propio interior. Tal vez esta figura del superyó, con su ley obscena y feroz, explique hoy también algo de la fascinación que produce al adolescente occidental la ley islámica cuando decide alistarse al “ejército enemigo”.

 

15 de Marzo de 2015

14 de Marzo de 2015

Bourdin, el Hombre pulsional por Jacques-Alain Miller

20:45:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

 

En el asunto Dumas, imposible saltear a Jean-Jacques Bourdin. El personaje es un parámetro esencial de la emisión que hizo escándalo la mañana del lunes 16 de febrero (8h36-8h56). También yo voy a tomarme el tiempo para situarlo.

Luego que su emisión desencadenara una "tormenta mediática", el Sr. Bourdin tuvo que explicarse la misma tarde en el sitio Puremedias, luego, al día siguiente en el estudio de La Nouvelle Edition (Canal +). Sin embargo, su primera expresión pública, fue el tweet que difundió por propia iniciativa el lunes al final de la mañana. Este es el texto integro: "Yo amo mi oficio: hacerle decir a mis interlocutores lo que verdaderamente piensan..Búsqueda de la verdad contra todos los dobles discursos.."

El mensaje tiene exactamente 140 signos, o sea el máximo permitido por Twitter. Esto al precio de poner dos puntos suspensivos y no tres, al final de la segunda y tercera frases. No es un hapax: Leon-Paul Fargue le pidió a Gallimard esos dos puntos para la primera edición de sus Poëmes; lo mismo Françoise Sagan en Juillar para su título Aimez-vous Brahms..(cf. le Traité de la ponctuation française, de Jacques Drillon, 1991).

 

1. - El tweet, objeto literario

La red social Twitter tiene un papel creciente en los intercambios interpersonales, la política, el periodismo, la comunicación urgente, etc. Los estudios universitarios en Twitter se multiplican en el marco de los digital humanities. Están orientados Big Data, y aspiran a fundar "a science of Twitter" (lo que podría no ser mas que ilusorio, según Axel Bruns y Jean Burgess). Encontrarán una reciente actualización en el volumen colectivo Science and the Internet,publicado por la Heinrich Heine Universität de Düsseldorf, 2012.

Sin desconocer el interés de estas investigaciones en curso, aunque aun esté lejos de proveer conceptos operatorios, voy a limitar el corpus al único tweet Bourdin del 16 de febrero 2015 a las 12h19, y captarlo con un análisis de tipo literario.

Desde el punto de vista literario, un tweet es una forma breve de la prosa. El paradigma del análisis de las formas breves es para mí el admirable "Prefacio a La Rochefoucauld" de Roland Barthes (publicado en 1961, retomado en los Nuevos ensayos críticos, 1972) La obra de un precursor apenas mencionada sin embargo en el volumen que hizo escuela sobre la cuestión para la Universidad francesa, Las formas breves de la prosa y del discurso discontinuo (siglo XVI-XVII), 1984

En el prefacio de la obra, el lamentado Pr Lafond señalaba a propósito de estas formas breves que "la retórica clásica, desde Aristóteles a Bernard Lamy, no las ha tomado en cuenta en absoluto". Diferente en nuestra época, decía, donde " "la palabra en archipiélago" y "lo discontinuo tomaron el lugar que sabemos"

Hace dos años, el Pr Montando explicaba por el "ritmo acelerado de la vida contemporánea exigiendo lecturas rápidas" el interés actual por las formas breves. Evocaba también "la seducción irresistible que ejerce lo pequeño, lo minúsculo, el placer del microcosmos, el de encontrar un mundo en una cáscara de nuez (ya en Hamlet)" ("Formas breves y microrelatos" en Les Cahiers de Framespa, 2013).

Simultáneamente, la publicación por parte de un académico Goncourt de una recopilación de sus tweets levantaba en Francia al dicho tweet a la dignidad de un objeto literario de pleno ejercicio (Bernard Pivot, Les tweets sont des chats, 2013).

Finalmente, la última flor de nuestro ramo, hoy en Le Figaro magazine esta nota de Frederic Beigbeder: "El tiempo se acelera; las novelas se acortan. Hay una coherencia".

 

2. - Aproximaciones textuales

Generalidades .Un tweet no se identifica por propiedades formales intrínsecas como lo es un alejandrino o puede serlo una máxima clásica. Un tweet es un tweet por:

a) su calidad de escrito (no hay tweet oral, el tweet es una realidad gráfica);

b) la cantidad de signos utilizados, que debe ser inferior o igual a 140;

c) su vector comunicacional, que debe ser, con exclusión de cualquier otro, la red Twitter.

El material significante no requiere ninguna otra obligación específica. Las obligaciones combinatorias generales de la lengua se imponen al mensaje en tanto se desea que sea inteligible para sus destinatarios. Se admite que la noción de "mensaje inteligible" es del registro del aproximadamente, entendiendo que ese registro es matematizable. Ver las memorables Leçons d'à-peu-près de G.T. Guilbaud, 1985.

Caracteristicas. Puede intentarse una tipología de los tweets. Voy a dispensarme aquí, en tanto mi corpus no comporta sino un único ítem, lo caracterizaré como siendo un tweet:

?) original (no copiado, non retweeteado) ;

?) emitido por una persona física dotada de un nombre propio, personalidad mediática notoria además;

?) que surge de una comunicación urgente (estando el autor implicado, en el momento de la emisión del mensaje, en una "tormenta mediática" donde se cuestionaba su papel en su entrevista de la mañana con Roland Dumas).

Análisis gramatical. El tweet Bourdin consta de tres frases en total y para todo:

A) Yo amo mi oficio

B)hacerle decir a mis interlocutores lo que piensan verdaderamente..

C) Búsqueda de la verdad contra todos los dobles discursos..

La primera frase es la única que es una frase simple verbal; reúne un grupo -sujeto, un verbo conjugado un complemento de objeto directo. La segunda es una frase dicha con una construcción particular, en este caso una frase en infinitivo, por lo tanto desprovista del grupo sujeto.

En cuanto a la tercera, es una frase nominal.

Isotopía del mensaje. Desde el punto de vista sintáctico, la frase es la unidad lingüística máxima. Sin embargo, un texto no se reduce a una serie de frases. Tenemos una idea de su unidad. Hay cohesión textual. Para dar cuenta de ello, "hay que elaborar conceptos (...) que no sean directamente dependientes de las estructuras sintácticas, y permanezcan por lo tanto indiferentes al pretendido límite de la frase" (François Rastier, Sémantique interprétative, 1987). Con este fin, A.J. Greimas propuso el concepto de isotopía (Sémantique structurale, 1966), que supone traducir la noción "muy vaga, y sin embargo necesaria de totalidad de significación, postulada a un mensaje."

¿Qué es la isotopía? Greimas, 1966: "conjunto redundante de categorías semánticas que hace posible la lectura uniforme del relato." Pottier, 1974 : "continuidad semántica a través de una secuencia (que refleja una coherencia). " Umberto Eco, 1979: "diversos fenómenos semióticos genéricamente definibles como coherencia de un recorrido de lectura." Etc. No entraré en este debate. Me bastará con precisar la isotopía propia al tweet de Bourdin.

Emitido en un contexto polémico, este tweet se analiza como una réplica del Sr. Bourdin a antagonistas que lo acusan de no haber respetado la deontología profesional del periodista. Sin embargo, los argumentos hostiles no son ni explicitados ni refutados en el texto del tweet: quedan supuestos. La argumentación es por lo tanto unilateral y no contradictoria. De esto se sigue que la isotopía del mensaje es la de un discurso retórico que se desprende del género epidíctico, aquel "en que uno se esfuerza por exaltar el mérito de la persona elogiada" (Cicerón, tomado de Aristóteles). Para retomar la expresión con la que Roland Dumas califica el texto de un periodista notorio en su libro reciente, Políticamente incorrecto, p. 318, el tweet Bourdin constituye "un panegírico de sí mismo".

 

3. - Lógica del exordio

Desde el punto retórico, constatamos que las funciones discursivas se distribuyen sobre la articulación de la frase ternario develado por la gramática. Reconocemos en la primera frase el exordio. La peroración deriva de la frase nominal última. La frase media, en infinitivo, asume bajo la forma de una definición la función de lo que en la disposición clásica, se llama narración (exposición de hechos) y argumentación o confirmación (exposición de argumentos)

El exordio como la peroración sirven, según Cicerón, para "emocionar las almas". El exordio tiene por objeto ganar la simpatía y la confianza del auditorio. el locutor se esfuerza por presentar una imagen seductora de sí mismo, un ethos (carácter) de encanto y de honestidad, induciendo para su beneficio un sesgo cognitivo positivo,

que tiene por objeto ganar la simpatía y la confianza del auditorio. Se trata de suscitar un pathos de benevolencia, la eunoia de Aristóteles, que Cicerón traduce por benevolentia. Sin embargo, el tweet siendo por definición un mensaje criptural, captatiobenevolentiae no dispone aquí de los medios del orador: compostura, actitud, gestos, cadencia, entonación, inflexiones vocales, etc: "Yo amo mi oficio"

El carácter trivial de esta aserción ex abrupto responde perfectamente a la recomendación de Boileau según la cual "un exordio debe ser simple y sin afectación".

En el plano veridiccional, este dicho inicial se presenta como el testimonio del escribiente de su experiencia interior, de una disposición afectiva que le es propia, por lo tanto de un dato eminentemente subjetivo. Si fuera un hecho alegado, una realidad objetiva, el dato estaría abierto a la discusión. En tanto se trata de un estado de ánimo, de un afecto del sujeto, el lector se ve conducido a tomar nota del testimonio que se le aporta.

La aserción "Yo amo mi oficio" es de orden pragmático, y no lógico. Expresa el compromiso ilocutorio de Bourdin sobre la verdad de su enunciado, sin que esta verdad sea sin embargo validada (ver Denis Vernant, "Pragmática de la veracidad", 2010, en Les prépublications de la MSH Lorraine, en la red).

Sin embargo, la aserción de Bourdin es como tal infalsificable, salvo utilizando adyuvantes (detector de mentiras, suero de la verdad, etc.), método poco practicable sobre un escribiente cuya presencia se sustrae. O entonces habría que recusar por principio toda palabra de este emisor, imputándole ser un mentiroso inveterado y constante, tal como los cretenses de la paradoja del mentiroso.

Pero esto sería ir contra el "principio de caridad" de Donald Davidson, 1974, que estipula que el locutor es racional y cree que lo que dice es verdad. Numerosas formulaciones alternativas y/u objeciones fueron propuestas por diversos filósofos angloamericanos. versión mas débil: la "condición de felicidad" de Erwin Goffman, 1979, que invita a "juzgar los actos verbales de un individuo como no siendo una manifestación de bizarría".

Para resumir, de hecho el enunciado primero del tweet Bourdin es admitido por los lectores como premisa y fundamento de la argumentación por venir. Ahora bien, este "acuerdo del auditorio" es una condición no trivial de lo expuesto, cuya importancia fue subrayada por Perelman y Olbrechts-Tyteca en el §15 de su Traité de l'argumentation, 1970

 

4. - Presupuestos y sobre entendidos

Si ahora nos interesáramos en los presupuestos del enunciado (en el sentido de Oswald Ducrot Dire et ne pas dire, 1972 ; reexamen en Le dire et le dit, 1984), podremos inferir que el escribiente se presenta como un ser: 1) capaz de amor; 2) que trabaja; 3) cuyos sentimientos son sintónicos con la tarea profesional.

Los tres rasgos enumerados son directamente deducibles de la significación del enunciado tal como es dada en el sistema de la lengua, fuera de todo contexto. Se dirá por lo tanto que los presupuestos se desprenden del "componente linguístico" de la descripción semántica.

Los sobre entendidos se distinguen por desprenderse del segundo compuesto, el "compuesto retórico". Este se supone que da cuenta del efecto de sentido producido por el enunciado cuando es emitido en tal contexto particular, caracterizado por circunstancias que forman una situación. A este nivel, la enunciación como acontecimiento viene a adjuntarse, se cose, con el enunciado como estructurado.

A diferencia del presupuesto, que depende de la lengua, el sobre entendido depende del contexto. Cuanto mas estable es el presupuesto, mas inestable es el sobre entendido. mientras que el presupuesto tiene con el enunciado, un lazo lógico los liga, "el sobre entendido tiene la particularidad de poder siempre ser abjurado. Un locutor siempre puede parapetarse detrás del sentido literal de sus palabras, pretender que se le hizo decir mas de lo que dijo, y dejar al oyente la responsabilidad de la interpretación"(Ducrot). Es uno de los recursos retóricos más usados por el Sr. Jean-Marie Le Pen.

¿Cuáles son los sobre entendidos de "Yo amo mi oficio"? No podemos contar con la lógica para que nos lo enseñe, pues esta cuestión nos hace dejar la lengua por la zona siempre un poco turbia de la connotación. Si la lengua hace sistema, el contexto no: su extensión no está definida. De allí la "nebulosidad" del significado a nivel retórico: este "es confuso en la medida en que depende estrechamente de la situación de los individuos que manejan el mensaje (...): de su saber, de sus sentimientos, de su moral, de su conciencia, del estado histórico de la cultura en la cual viven". (Barthes,Système de la mode,1967). Lacan decididamente pone en el horizonte de todo enunciado el "discurso universal", sin mayor precisión.

La vía del Big Data nos incitaría a simular el hundimiento del enunciado en ese discurso universal interrogando a Google sobre "Yo amo mi oficio" y "I love my job". Podría también aplicar "la prueba de la conmutación" (Hjemslev y Uldall, 1936 en fonología). La operación consistiría aquí en hacer variar vez a vez cada uno de los cuatro términos que componen el enunciado, o sea: el sujeto; el verbo; el adjetivo posesivo; el nombre. Pero el estilo de ese boletín llama mas bien a un corto circuito.

También vamos a confrontar el "Yo amo mi oficio" de Jean-Jacques Bourdin con la expresión "(Hacer) el job", objeto de la crónica "Solo una palabra" de Didier Pourquery en Le Monde del 26 de febrero de 2012 (retomado en su libro Les mots de l'époque, 2014).

 

5. - El job y el oficio

« Hacer el job/el laburo" figura, según el periodista, al menos en una de cada dos entrevistas a un futbolista. "Sentimos la presión detrás de esas tres palabras: tienen grandes contratos e interés en cumplirlo. De allí esta fórmula. No se preocupen queridos hinchas, haremos el espectáculo, jugaremos un buen futbol. Como subtexto, de todos modos esta la idea que se hará sin mucho genio, sin brillo. Hacer el laburo

tiene un costado un poco insignificante, casi servicio mínimo. Pero bueno, lo hará"

El "subtexto" de "Yo amo mi oficio" está en oposición polar con este: no se trata de dinero, sino de amor; el servicio no será mínimo, sino máximo; el espectáculo no será insignificante, tendrá brillo, genio.

Los políticos también son pródigos en la expresión: "En política, otro deporte de competencia, hacer el job - o el laburo - se sitúa de manera parecida en un registro ambiguo. Percibimos un contexto oculto. Él o ella hacen el job, a pesar de...Él o ella asegura." Por el contrario, el "Yo amo mi oficio" disipa todo "contexto oculto", y barre toda reticencia, reserva mental, hipocresía. Cuando más dividido está el sujeto que hace el job, tanto mas aquel que ama su trabajo es de una sola pieza, sin ocultamientos.

La polaridad de sobre entendidos refleja acentuándola una diferencia ya sensible a nivel léxico. "Job" puede ciertamente emplearse en el sentido de "oficio (metier)", sin embargo el halo semántico de cada uno de los dos términos es muy disntinto, incluso opuesto.

« Job » es un anglisismo que pertenece a la lengua familiar. Desconocido por el Littré, salvo como nombre propio del patriarca, y bajo la forma "jobe", como etimología de "jobard". Se impuso en francés hacia mediados del siglo pasado, y fue lexicalizado, lo que no es el caso en alemán, español, italiano o ruso. Un job, es según Robert, un "trabajo remunerado", que generalmente no se considera como un verdadero oficio."

El linaje de "oficio" tiene mas vuelo: se remonta al latin ministerium, y está comprobado desde el siglo X. Es de extracción humilde, pues el minister (minus+ter) no es mas que el servidor, el instrumento, el agente, el ministro, que acompaña al magister (magis+ter), aquel que manda, o el maestro que enseña. Pero ministerium se elevó por su cruzamiento con mysterium, y de allí, por su asociación con el servicio divino, Deo menestier.

Robert : « Métier (oficio) se empleaba y se emplea aun en ocasiones, hablando de una ocupación noble, de un arte, para poner el acento en el trabajo, la técnica que exige." Se ligan al término "oficio" las nociones conjuntas de humildad y de orgullo, mezcladas con los valores del saber hacer y del trabajo bien hecho, nociones y valores ausentes del halo semántico de "job".

La elección del término "oficio" en el tweet Bourdin por lo tanto tiende a realzar la figura del escribiente a los ojos del lector, y para suscitar en aquel un pathos de confianza y benevolencia. La palabra aparece además singularmente apropiada para exaltar el valor del periodismo en el momento en que se le imputa al Sr Bourdin tomar libertades con el código de deberes de esta profesión, y donde el acusado replica que el mantiene por el contrario con este una relación amorosa. No eslo en ese caso, puesto que este mes vio la aparición de un Dictionnaire amoureux du journalisme, cuyo autor, el Sr. Serge July,nuestro ex camarada de la GP, evoca como sufren actualmente la prensa y los periodista "severas puestas en la picota".

El uso del adjetivo posesivo es congruente con la afirmación de una relación amorosa del sujeto con el complemente de objeto directo. Sin embargo, "mi" no establece, en el sentido estricto, una relación de posesión; afirma mas bien la existencia de un lazo personal del sujeto con el término en cuestión. Implicar en esta frase "mi oficio" mas bien que "el oficio de periodista" tiene por efecto dejar al sujeto la libertad de definir este último a su manera, una manera no conformista, no estándar. Es en efecto lo que hará, apenas pasados los dos puntos sobre los que se cierra el exordio.

Antes de ir al segundo movimiento del discurso, voy a señalar aun un uso de la palabra "oficio" que me enseña Didier Pourquery. Es "en la jerga del ciclismo" donde tendría uso. " Un corredor que hace el oficio es aquel que se entrena rigurosamente, según las reglas, y se entrena a fondo para ser competitivo; pero es también aquel que utiliza todos los medios disponibles para estar en el pelotón a la cabeza, incluyendo sospechosas pociones."

 

6. - Ausencia, elisión, contracción

Luego del exordio, la dispositio clásica exigiría narratio y argumentatio, una exposición de los hechos seguida de la exposición de los argumentos.

En el tweet Bourdin, viene a ese lugar una sola frase en infinitivo, introducida por la puntuación de los dos puntos. Esta combinación nos hace comprender que el escribiente da su definición propia de lo que previamente designó como "mi oficio".

Ausencia de la narracion. En el momento en que el tweet se difunde, no habían pasado más que 3 horas de la emisión en cuestión. Esta queda grabada y filmada; el incidente fue visto a voluntad en numeroso sitios de red. Podemos creer por lo tanto que hay un acuerdo sobre los hechos, y que este acuerdo vuelve inútil la narración.

Elision de la argumentacion adversa. En el lapso que separa el final de la emisión (8 hs56) del envío del tweet (12hs19), se multiplican las reacciones, al modo "tormenta". Reacciones hostiles al entrevistador por no haber negado que el Primer ministro esté "bajo la influencia judía". Reacciones hostiles al entrevistador, por haber preguntado al entrevistado utilizando dicha expresión, fuertemente connotada. Todo ese capítulo está elidido.. En teoría de la argumentación se hablará de ignoratio elenchi , ignorancia de contra argumento. Si es un sofisma, es auí es "voluntario y táctico" (ver Olivier Reboul, Introduction à la rhétorique, 1991).

Contracción de la justificación. La argumentación favorable al sujeto del discurso, la probatio, no tiene traducción recibida; yo diría: "la justificación". Aquí está reducida a una frase en infinitivo. Esta deriva del género de la definición y funciona en este lugar como un "argumento casi lógico" en el sentido del Tratado de la argumentación de ahora en más citado TA)

 

7. - Facetas de la definición

Tomamos aquí las diferencias que aporta el§50 del TA consagrado a la definición.

1) la definición incluida en el tweet de Bourdin se presenta como "normativa, no porque explicitaría la norma, la deontología o el concepto del oficio de periodista, sino en tanto desarrolla lo que solo el Sr Bourdin entiende por "mi oficio". Desde el punto de vista lógico, un enunciado normativo no es ni verdadero ni falso, es convencional.

2) Sin embargo, esta definición es igualmente "descriptiva" o "real", en la medida en que se supone que expresa la naturaleza de la práctica periodística efectiva del Sr Bourdin.

3) Además, es evidentemente "condensada" y parcial, puesto que se limita a un único rasgo de esa práctica.

4) Combinando los tres aspectos citados, la definición Bourdin merece ser calificada de "compleja" en el sentido del TA. Esta complejidad tiende a hacer de este enunciado un señuelo. En efecto, si bien está abierto a la discusión en tanto descriptivo y parcial, su carácter convencional y personal, que lo vuelve infalsificable, recubre y valida todo

Por lo tanto podemos sostener que el dispositivo discursivo "libre definición por el Sr Bourdin de su oficio", constituye en realidad el sofisma conocido con el nombre de "petición de principio". Hacer una petición de principio, es "tomar por acordado, de una forma un poco diferente, la tesis misma que se trata de demostrar" (André Lalande, La raison et les normes, 1948). Sin embargo, recusar por ello la definición Bourdin impediría avanzar en el esquema conceptual que la soporta.

 

8. - Lo « filosóficamente correcto »

En uno de esos aspectos, lo dije, la definición Bourdin es descriptiva, pero lo que describe no es el método (los procedimientos, la forma de hacer) del periodista-star. describe strictu sensu el resultado esperado de la aplicación del método.

Visto desde este ángulo, la frase B del tweet es exactamente lo que el TA llama en §62 un "argumento pragmático", es decir un argumento que evalúa un acto en función de sus consecuencias. La práctica Bourdin de la entrevista mediática tendría como consecuencia "hacer decir a (sus) interlocutores lo que piensan verdaderamente.." A lo cual los puntos suspensivos agregan su valor semántico, que es dejar entender que "lo que piensan verdaderamente" es muy diferente de los que dicen comúnmente.

En este momento del análisis, conviene recordar que este tweet es del género epidíctico, que es un auto elogio, que el Sr. Boudin defiende y promueve allí al Sr Bourdin. La isotopía del mensaje exige por lo tanto tener como adquirida la preferencia siguiente: llegar a decir, y especialmente por el canal del Sr. Bourdin, lo que verdaderamente se piensa, es en sí mismo mas deseable, mejor que su contrario, no decir lo que no se piensa verdaderamente.

Nada mas fácil que formular una serie de enunciado isótopos con esta preferencia. La sinceridad le gana a la hipocresía. La veracidad vale más que la falsedad. El decir la verdad vence a la mentira. Etc. Esta serie obedece a una misma jerarquía de valores, la que subtiende cada uno de los enunciado enumerados. Se está tanto mas llevado a validar su jerarquía bivalente cuanto que esta es una de las mas vastas y que más se impone de los lugares comunes del pensamiento europeo.

De este modo, redactado hacia el mediodía en razón de la agitación creada por lo "políticamente incorrecto" de la emisión matinal, el tweet Bourdin está a todas luces en el camino recto de lo "filosóficamente correcto".

De este modo, cuestionado por lo "políticamente incorrecto" de su emisión matinal, Bourdin redactó tres horas mas tarde un tweet que brilla por su "filosóficamente correcto". « Run for cover ! », se dice en inglés, corre rápido a ponerte a cubierto!

 

9. - Dramaturgia y la entrevista

En francés, aquel que no dice lo que piensa verdaderamente se llama hipócrita. Sobre la hipocresía, "lo que queda cuando se ha olvidado todo" (espiritual definición de la cultura por Edouard Herriot), es la máxima de La Rochefoucauld: "La hipocresía es el homenaje que el vicio le rinde a la virtud". Estas referencias bastan para esclarecer quien es quien en las entrevistas matinales de Jean-Jacques Bourdin.

El lugar del interlocutor está predeterminado: hace allí el papel del hipócrita y del vicioso. Habla, pero no dice lo que verdaderamente piensa. A quien le esconde sus pensamientos verdaderos? Al público. Pero quién es el público? Es cualquiera, los franceses, el pueblo! A quién engaña el hipócrita? Al pueblo, precisamente. Quién representa la virtud recibiendo a pesar de ella el homenaje malsano del hipócrita? El pueblo nuevamente. Quién representa la voluntad de verdad el pueblo virtuoso, que exige del hipócrita que deje sus manejos para pasar a las confesiones, o, mejor aún, desenmascarándolo en tiempo real? Bourdin, Jean-Jacques para los íntimos - y para los letrados, pues no podrían dejar de identificarlo aquí al gran escritor cuyo nombre bastará designar. .« Vitam impenderevero », dedicar su vida a la verdad, es la divisa de Jean-Jacques Bourdin? Rousseau? Aquí, es todo uno.

Ni uno ni otro, aceptan el homenaje del vicio. Rousseau no cede a sus encantos: "[...la hipocresía es un homenaje que el vicio le rinde a la virtud. Si, como los asesinos de Cesar que se prosternaron a sus pies para degollarlo con mas seguridad. Este pensamiento vanamente brillante, vanamente autorizado con el célebre nombre de su autor, no es mas justo. Jamás se dirá de un malicioso que toma la servidumbre de una casa para su propia comodidad, que rinde homenaje al dueño de la casa al que le roba?" (Réponse au roi de Pologne, 1751 o 1752).

En cuanto a Bourdin, acorrala al hipócrita, lo sacude, no le deja respiro. "Hable! Los franceses quieren saber!", clama su marioneta, a la que adora, a los Guignol de la info.

Que esconde el hipócrita? Lo que verdaderamente piensa. Y por qué? Porque sus pensamientos hieren la honestidad, la decencia, la « commondecency » de Orwell. Aristóteles en su Retórica: "Se enrojece por palabras, por acciones, por intenciones vergonzosas." Y citando este diálogo en verso de Safo, que solo es conocida por esta misma cita:

Alceo

Quisiera hacer una confesión, pero el aidos (decencia, pudor, prudencia) me detienen.

Safo

Si tu tuvieras un noble y bello deseo, si tu lengua no confundiera todo para enmascarar una inconveniencia, la vergüenza no llenaría tus ojos; habrías hablado francamente de una cosa justa.

Por excepción, y en razón de ese pasaje, se presta a la poetiza de Lesbos una ligazón con Alceo de Mitilene, un hombre, un poeta lirico también, su compatriota

 

10. - El superyó, de Freud a Lacan

La función inhibidora que Safo atribuye al aidos la sostiene en nuestro tiempo una invención freudiana, el superyó. Se trata de una "instancia" diferenciada del yo, apta para tomarlo como objeto y juzgarlo en nombre de una ley tanto mas rígida y cruel cuanto que está hecha de todo un poco: interdicción del incesto, renuncia a la hostilidad hacia la autoridad, exigencias de la vida en sociedad, aportes educativos, prescripciones religiosas, lecciones de moral, instrucción cívica, y tutti quanti. Este lado para todo constituye según Freud "el representante de la tradición y de todos los juicios de valores que subsisten de este modo a través de las generaciones."

Desde su aparición en 1923, el concepto de superyó, es un hecho, se volvió popular. Le habla al mayor número. Respondió a algo que pertenece a la experiencia interior del civilizado del siglo XX, y esto continúa aparentemente en el XXI, algo como el sentimiento de estar habitado, dominado o parasitado por "una muñeca que dice no, no, no" (Michel Polnareff, 2003), cuando se quisiera pasar al acto y realizar deseos que no son sin duda ni mas bellos, ni mas nobles, que los del pobre Alceo.

El Docteor Knock descubría al hombre enfermo bajo las apariencias de la buena salud. Jean-Jacques Bourdin, ve en sus interlocutores lo que los corroe: su superyó. Sufren por no poder decir lo que piensan verdaderamente. Al menos los consuela durante el tiempo de la entrevista.

Como hace? Todo ocurre como si tuviera conocimiento de la vuelta de tuerca suplementaria dada por Lacan al concepto de superyó.

Todo parte de esta paradoja. Se constata en la experiencia clínica, y a veces a simple vista en la vida cotidiana, que mas se renuncia a satisfacer sus deseos para complacer los requisitos de vuestro superyó, tanto mas este se muestra severo y exigente. Quiere cada vez más, es "goloso". Para dar una imagen, piensen en DSK y la Madre Teresa. El superyó del libertino le da según toda la apariencia una paz real, se lo vio especialmente en ocasión de su proceso de Lille, mientras que todos los testimonios indican que su superyó hacía vivir a la santa los tormentos del Infierno. No es justo? Y sí! Pero es así. El superyó parece exigir que la pulsión renuncie a la satisfacción, pero si ella lo hace, él se irrita; si no lo hace, él se apacigua. Digamos para animar la cosa, que el superyó vocifera: "Cede tu deseo! Deja caer tu fantasma! Renuncia a tu goce!", pero si ustedes llegan a hacerle decir lo que piensa verdaderamente escucharán: "Goza!"

Quién es Bourdin cuando ustedes se sientan frente a él? Es el porta voz del pueblo francés virtuoso. EdwyPlenel ejerce la misma magistratura informal, pero su método es diferente.

En Médiapart, se toma nota de sus palabras. luego se la recorta con otros testimonios, recogidos con arte y perseverancia. Finalmente, aparte de algunos que reciben las felicitaciones del jurado, ustedes están convencidos de la mentira, la deshonestidad, incompetencia, pereza, racismo, abyección o necedad, según el caso. Lo que encarna Plenel, es el superyó a la antigua, el superyó freudiano, impiadoso con las pequeñas como con las grandes debilidades del género humano

El mas bello ejemplo data del consulado de Plenel en Le Monde con Colombani y Minc: la puesta en la picota de Roland Dumas, justamente. Quien no recuerda los botines, las estatuillas, el dinero en efectivo metido en cajas de seguridad de bancos? Todo esto, deja sangrando a un pueblo que se ha vuelto addict, exigiendo dos o tres veces por semana su libra de carne Ah! no era lindo de ver a Roland, cuando los justicieros se cansaron.

Pero no encontré mas que una horrible mezcolanza

De huesos y de carnes heridas y arrastradas por el fango

jirones llenos de sangre y miembros horribles

que perros devorando se disputaban entre ellos.

Lo mas gracioso - es la palabra justo? en la apelación, Dumas "fue reconocido inocente por el conjunto de los jefes de la acusación que lo habían amenazado ante la justicia"(Wikipédia).

Vean ahora a Dumas delante de Bourdin. Es el día y la noche. Bourdin es todo miel. No espera que Roland se comporte. Todo lo contrario: se entiende que Dumas es un pícaro, un diablillo, imposible ser mas políticamente incorrecto. El contrato es que él se va a soltar, que desafiará al superyó y su cortejo de interdicciones, que se complacerá, y a nosotros al mismo tiempo. Bourdin dice en suma lo que dice el superyó lacaniano: "Goza!"

Bourdin, el Hombre pulsional! Es el sentido oculto del slogan que sirve de argumento marketing para vender al periodista-estrella: "El hombre libre". Es libre porque arrojo las cadenas del superyó de interdicción, libre porque en sentido propio, que es también el del Canard, desencadenado, libre porque su libido es libre.

La apuesta secreta de cada entrevista matinal, aquella que convoca tanta audiencia y espectadores, es saber si el invitado del día hará o no el salto de la muerte. Elegirá permanecer agazapado en la guarida donde se cobija de los rayos del superyó nro 1? U osará unirse a Bourdin para sacudirse con él y el superyó nro 2 en el aire de la libertad?

A menudo es tangencial. El invitado, duda, tergiversa, quisiera disfrazar sus verdaderas intenciones. esta tentado, pero muestra la hilacha como muestra la nariz en el rostro. Bourdin lo reprende, lo halaga, levanta la voz. Vocifera sobre una cabeza (la de su invitado): el "políticamente correcto" y el políticamente incorrecto" riñen, quien ganará? El suspenso es total.

Es raro que el PC sea vencido. Comúnmente, aguanta, pero el incorrecto se insinúa en una fisura. El invitado, dividido, asediado, mete la pata. Será lo que esté en boca de todos ese día.

 

Bourdin, l'Hombre de las metidas de patas... de los otros !

Continuara

 

Traducción: Silvia Baudini

12 de Marzo de 2015

Roland Dumas: altos y bajos

12:23:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

Jacques-Alain Miller


Como dicen los suizos, J´ai mis le feu au lac! Roland está contento de sí mismo. ¿Y por qué no? Esos ruiditos hechos con la boca frente al "hombre libre" de la radio televisión bastaron para hacer gritar a toda la clase política. El título de su nuevo libro* aparecido el lunes, anunciaba su intención  de astutamente hacerse el "políticamente correcto". Y bien, lo demuestra en acto. Es muy fuerte. A los 92 años, el ex presidente del Consejo Constitucional se volvió el viejo caballero indigno de la política francesa.

Es un nuevo volumen de memorias. ¿Cuántas ha escrito ya? ¿Cuatro, cinco, seis? No menos, tal vez más. Es inagotable. Y, créanlo o no, nunca se repite, o casi nunca. El mismo es materia inagotable. "Mi alma tiene su secreto, mi vida tiene su misterio". Pobre Arvers, tan estrecho. Ustedes piensan bien que si el alma de Roland Dumas hubiera ocultado solo un secreto no hubiera llegado muy lejos. No, su alma encierra cantidades de secretos, secretos innumerables, y que no son solo los suyos. Este alma tiene la estructura del tonel de las Danaides, lo que explicaría que pueda incesantemente contar, confesar, confesarse, sin agotarse jamás.

 

Acosado por Eva, demolido por Edwy

¡A seco! Así entró en la vida. En limusina, un "joven resistente famélico", dice Liberación en 2001, con la pluma de Pascal Virot. "En París, toma la apariencia de Rastignac. Su encanto opera. Su ambición le sirve. los salones se abren. Los saloncitos también". Más tarde, cuando la justicia destape sus cuentas y abra sus cofres, se comprobará que conservaba sumas importantes en efectivo. Si recuerdo bien, lo explicó aduciendo su gusto provinciano por el colchón y las alcancías.

¡Dios sabe que le han reprochado cosas! Habrá tenido de todo. Fue sabiamente torturado por Eva Joly luego del asunto Elf, no era lindo lindo(joli joli) de ver, si puedo decirlo. el amigo Plenel, por su parte, consagraba la primera plana de Le Monde a sus ignominias. Acosado por Eva, demolido por Edwy, arrojado todos los días desde lo alto del Arx tarpeia, pensó seriamente en matarse.

Nosotros, sus amigos, estábamos preocupados. Quizá el momento más penoso fue cuando supimos luego de derrotarlo, que la terrible Noruega iba a entrar ella misma en política. Se hubiera dicho una ménade vistiéndose con la piel sanguinolenta del sátiro luego de haberlo despellejarlo vivo. Visión de horror.

 

La "inmensa fortuna" de Talleyrand

Algo que nadie le repechó a Roland es haberse enriquecido con el poder. Una de sus amantes sin duda hizo que se recaliente un poco su tarjeta de crédito corporate para hacerle regalitos. No digo que un Robespierre lo hubiera aceptado, pero en fin, incluso esto pasa en Noruega. No, Roland tenía fortuna antes de ser ministro. Nada que ver con Talleyrand, ese "hombre con infinito espíritu, dice Stendhal, al que siempre le faltaba dinero".

Anécdota. Estamos bajo el Directorio, Barras domina el grupo de cinco. La Sra. de Staël se activa para hacerle obtener a su amigo Talleyrand la cartera de Relaciones Exteriores. Es cosa hecha el 16 de julio de 1797. El nuevo ministro da cuenta de ese momento en sus Memorias: "El carácter absoluto que tenían todos los actos del Directorio, las instancias apremiantes de Staël y más que todo eso, el sentimiento que uno mismo tiene de que no es imposible hacer un poco de bien, me alejaron de cualquier idea de rechazo".

Benjamin Constant narra la cosa un poco diferente. Talleyrand está en el teatro con Boniface de Castellane. Es Benjamin quien trae la buena nueva al nuevo ministro. Los tres suben a un coche. Apretando las rodillas de sus dos compañeros a su lado, Talleyrand se exalta: "Hay que hacer una fortuna inmensa, una inmensa fortuna". Duff Cooper duda de la veracidad de esa historia.

Como Wikipedia lo escribe de una linda manera, "de hecho y desde ese instante, toma la costumbre de recibir importantes sumas de dinero del conjunto de los Estados extranjeros con los que trata". Sainte Beuve en los Nouveaux Lundis: "El Sr. de Talleyrand evaluaba en 60 millones lo que podía haber recibido en total de las grandes o pequeñas potencias en su carrera diplomática". Roland también tiene mucho espíritu, uno es el espíritu de que nunca le falte dinero. Tuvo su práctica de abogado para ganarlo. Allí nunca le hizo un regalo a nadie. ¿Y por qué lo habría hecho?

 

Anécdota

Ahora otra anécdota. Comienzo de clases de 1965, hace medio siglo. Acabo de reclutar a mis amigos Grosrichard y Milner, que están conmigo en la Escuela, más Regnault que acaba de dejarla para irse a enseñar filosofía al Prytanée militar de La Fléche: la idea es publicar cada dos meses un pequeño boletín mimeografiado que va a canalizar la agitación intelectual en que nos colocó el Seminario de los agregados 1963-1964, consagrado a Lacan por Althusser, seguido de la venida de Lacan en persona a nuestros muros (enero 1964). Subvenciones, fondos: cero centavo. Termino de resolver con mi amigo Jacques Broyelle, el lugarteniente de mi amigo Robert Linhart, que el boletín lacanoalthusseriano que voy a crear tenga una tirada de 500 ejemplares en el mimeógrafo que acaba de comprar el grupo clandestino, cuyo objetivo es separarse de la Unión de Estudiantes Comunistas en ocasión de la próxima elección presidencial. Los números nos los van a facturar a precio de costo y la primera tirada se pagará una vez vendida. Broyelle no piensa obtener plusvalía sobre las espadas de sus camaradas, le basta con hacer circular el material.

Almacenamiento: en el sótano del departamento de Judith, rue de Buci. Los dos llevaremos el registro de las suscripciones y entregaremos a los suscriptos. Solo habrá un depósito en librería en Maspero, rue de la Huchette, con la insignia La Joie de lire (la alegría de leer), donde se aprovisiona todo lo que el barrio latino cuenta en ese momento como aspirantes a revolucionarios intelectuales y políticos.

 

En lo de Dumas no les hacen regalos

Todo se hará de manera militante. No hay salario. Cada uno donará su tiempo. Ningún fin de lucro, lo que va de suyo. Aun hace falta crear una personería jurídica, una asociación según la ley de 1901. ¿Quién va redactar los estatutos, llevarlos a la prefectura, publicarlo en el Diario oficial? Roland Dumas me dice Judith, el abogado de la familia, es un amigo, nos lo hará gratis o a precio de costo. Algunos días después recibo del estudio Dumas en la rue d´Ulm un correo que contiene: 1) la fotocopia de los estatutos tipo de una Asociación de 1901, el modelo que encontramos en una pila en la prefectura. 2) una factura cuyo monto alcanza mi salario mensual de alumno funcionario.

Furia por haberme dejado agarrar como un tonto (siendo que en efecto soy un tonto). Hago el cheque que me piden (no sin que me aflore la idea de tirar la factura a la basura).

Me juro no contar de ahora en adelante más que con mis propias fuerzas (precepto de Mao). Seré conducido a crear en los años 1980 en el psicoanálisis decenas de asociaciones a través del mundo y redactaré yo mismo todos sus estatutos. Cuando necesite pasar por un abogado, tendré las riendas, discutiendo ásperamente sus honorarios con antelación. Con este principio, construí la Asociación Mundial de Psicoanálisis (más de 2000 miembros, repartidos en siete Escuelas). Le debo todo a Roland, y a la manera que tuvo de torcerme, a despecho de su amistad con Judith.

No solo no le tengo rencor por no hacerme ningún favor (Favores que matan, título de Stendhal) sino que le agradezco la lección que me dio: costaba lo que valía. De hecho, recibí lo mismo de Lacan, por vía de una tercera persona. Será mi tercera y última anécdota.

 

En lo de Lacan tampoco

1974. Son los primeros tiempos de mi amistad con Benoit Jacquot, al que encuentro en su proyecto de Televisión con Lacan. Si recuerdo bien, vivía en rue Bourbon-le-Chateau, a dos pasos del 15 rue de Buci, en pareja con una muy linda y conmovedora joven, que cada tanto trabajaba como modelo de ropa interior. Un día vienen a almorzar a nuestra casa, veo que N* está mal, me lleva a un costado, sus ojos se llenan de lágrimas: las cosas no marchan con Benoit, estoy muy angustiada, tengo que hablar con un analista, solo veo al Dr. Lacan (siempre es tan atento con ella, siempre con amabilidades), pero es muy caro, lo sé, no tengo dinero, Jacques-Alain, puede usted explicarle, lo escuchará, que me haga precio.

Llamo por teléfono a Lacan, rue de Lille, le explico la cosa. Sí... Sí... es muy comprensivo, que venga a verme a tal hora. Yo transmito a N*. Entusiasmo. Sale de su cita, me llama, ella le dijo todo, lloró mucho, a la salida, la aporreó, le sacó todo lo que había ganado como modelo. Aún está temblando.

Más tarde, me dirá cuánto le sirvió esta sesión. Hubiera podido seguir arrastrando la relación con Benoit mucho tiempo, pero se terminó, yo lo sabía, pero no quería admitirlo. Moraleja: no hay que preocuparse por ayudar a su prójimo, ustedes lo hunden en su propio marasmo, lo encierran en su prisión de evasivas. La verdad libera.

 

Le feu au lac

Volvamos al viejo indigno que met le feu au lac.

Como dicen los Suizos, j´ai mis le feu au lac! Roland Dumas dijo esta frase ayer por la tarde en France 24, algunas horas después de haber saltado a los titulares en BFM. Adoro la precisión: "Como dicen los suizos". Admiro que permanezca calmo, reposado, zen en el tumulto.

Mi Diccionario de expresiones cotidianas (de Bernet y Rézeau, editado por Balland 2008) dice: "il n y a pas le feu au lac", como una locución de la frase que significa "nada apura". Es un reforzamiento de la expresión "no hay fuego", que está consignada en la suiza francófona desde mediados del siglo XIX. Los autores señalan que fuera de Suiza "la expresión a menudo se articula con una entonación arrastrada que trata de reproducir la entonación suiza francófona". Solo es para los judíos, mientras que los valdenses también tendrían razones para quejarse y reivindicar. Lacan apreció el espíritu valdense; menciona en los Escritos un proverbio valdense que le había enseñado Sylvia: "Nada es imposible para un hombre, lo que no puede hacer, lo deja". Vemos aquí que Roland forma parte de la familia.

En contexto positivo "y a le feu au lac" significa que hay urgencia. En cuanto a "mettre (ou foutre) le feu", esta locución verbal quiere decir: "Caldear mucho el ambiente en un concierto, un espectáculo". Ver "Encender el fuego", título de una canción de Johnny (1998). También es "Animar con ardor una prueba, una competencia".

Sin embargo, el Bernet y Rézeau no dice nada de "mettre le feu au lac". Nada en el Diccionario del argot de Larousse ni en el Nuevo Diccionario de la lengua verde, de Pierre Merle. ¡Cómo parloteas! Diccionario del francés contemporáneo de citas, prefacio de Claude Hagege, da como sinónimos "mettre le bronx (causar problemas), mettre le souk (hacer desagradable desorden), foutre le delbor (joder) , foutre le hala", nada sobre el fuego, ni sobre el lago.

Bueno, hay que saber detener una búsqueda. Hasta información más amplia, me atendré a la información de Google, en razón de la  contaminación de la expresión "mettre le feu" por la expresión "y a pas le feu au lac", como significando "crear una situación de urgencia, joder en un burdel, un apasible estanque de patos", todos efectos que corresponden a los de la irrupción de un "políticamente incorrecto" en un medio "correcto". Concluyo de esto que el sentimiento de la lengua en Roland Dumas es de una seguridad perfecta. "J´ai mis le feu au lac", no podría decir mejor el lunes a la tarde lo que hizo la mañana misma en el micro de Jean-Jacques Bourdin.

Se habrá notado que me acerco a pasos cuidadosos del núcleo incandescente del asunto, el llamado "Jean-Jacques Bourdin".

 

Le Point- Publicado el 21/2/15 a las 9.43

 

Continuará

 

Traducción: Silvia Baudini

7 de Marzo de 2015

¿Maltrato o corrección?

13:22:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

El debate sobre los castigos físicos a los niños podría reactivarse, dado que el Consejo de Europa considera que Francia no prohíbe «explícita y efectivamente todos los castigos corporales a los niños».

Su alcance simbólico es un medio de presión, aunque sus decisiones no sean vinculantes. El 80 % de los franceses no está de acuerdo con esa prohibición, ya que podría amenazar la autoridad de los padres, ya de por sí cuestionada, planteando un «derecho a corregir» con objetivo educativo. Quién podría poner en duda, no solo que existe un derecho a corregir por parte de los padres, sino que es lo que se espera de alguien que se postula en ese lugar.

Hoy en día la familia tradicional ya no existe. Ese espacio íntimo regido en exclusiva por la autoridad paterna que ordenaba la ley del deseo está en declive, la familia se ha democratizado, se ha diversificado, las parejas actuales ya no se acompañan de los ideales de fidelidad, de eternidad. Aparecen también nuevas formas familiares planteándose nuevas problemáticas ¿Quién es el padre, el progenitor o el que cuida al niño? Ante este declive es el Estado el que viene a poner orden familiar.

Hay que apuntar que la violencia física no siempre es la más insoportable, a veces puede presentarse bajo la forma de un sobrentendido, de la repetición de una descalificación, un rencor, una decepción permanente, reproche o mofa que resulta ser más dañino para el niño. ¿Dónde poner entonces la línea que separa el maltrato de la corrección educativa? Sería en ese poder discrecional del receptor, si el niño recibe ese acto como una sanción proporcionada y justa es corrección educativa.

*María Eugenia Insua es psicóloga clínica y psicoanalista

27 de Febrero de 2015

Reseña sobre las Jornadas de Unicef celebradas en Jerez el 27 de noviembre.

16:31:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

Jornada sobre Derechos de la infancia en el Campus de Jerez. UCA. (Acto de Inauguración)

La mañana amaneció con una gran tormenta, lluvia y frío, esto no impidió que el calor de un buen encuentro alrededor de unas mesa programadas por Unicef y la Universidad de Cádiz, dejará huella y gratas emociones en las personas que asistieron a este acto.

Aunque esto restó asistencia, la organizadora de las Jornadas se comprometió a que se van a repetir facilitando a alumnos de la UCA que sea parte de una asignatura, ya que fueron intervenciones realmente imprescindibles para aquellos que quieran trabajar por la infancia.

Voy a destacar sólo algunas cuestiones de las ponencias,  que fueron muy extensas,  seguidas de mucho debate animado y  participativo de la sala.

Merece una mención especial la ponencia de Rosario Carmona Luque,  profesora del Departamento de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide. Miembro del grupo “Cuestiones de Derecho Internacional y de Derecho Comunitario Europeo”, dirigido por Lucía Millán Moro.

Esta investigadora está especializada en los  Derecho del Niño. En esta línea de trabajo, ha realizado varias aportaciones en libros, destacando la coordinación de “50 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: su influencia en la evolución de los Derechos del Niño”.

Experta en materia de protección de menores, nos aclaró muchas cuestiones sobre la CDN, (La convención de los derechos del niño)

Aprobada en 1989 un 20 de noviembre, que requirió de 10 años antes de  gestación, y elaboración en ámbito de Naciones Unidas.

Una de las principales problemáticas que se tenía que dilucidar por todos los país que la elaboraron y firmaron, era la pregunta ¿qué se consideraba que era un niño? ¿Cuáles eran sus derechos? Una pregunta nada fácil de resolver ya que se partía de una gran pluralidad de modos de ver al niño, con grandes diferencias entre los países.

Finalmente entra  en vigor en 1990 con la firma de 20 estados. Luego se suman hasta 120 estados. No han firmado ni Somalia, ni EEUU. Es muy reciente el desarrollo de un Protocolo para favorecer la Participación de los niños.

Las características principales de CDN son: universalidad, carácter holístico, derechos adaptados una etapa en la que el ser humano está en creación, derechos interdependientes, indivisibles, y no jerárquicos. El CDN es un referente obligado, norma mínima, que se va desarrollando con la interpretación progresiva.

Hay "Obligaciones de los Estados firmantes" y un "Comité de expertos", en Ginebra que reciben informes de los Estados y  ejercen un control, interpretación, promoción de la CDN.

Resumen de " La Segunda mesa": ANÁLISIS DEL ARTÍCULO 18. Todo niño tiene derecho a expresar su opinión y que esta sea tenida en cuenta en los aspectos que les afectan.

Juan Manuel Lopez Ulla, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Cádiz.

Nos recordó que el valor que tiene la CDN es redundante con otros derechos recogidos en otros tratados ONU, dónde la libertad de expresión tiene carácter universal. En lo que respecta a los niños no puede ser diferente. Se encuentra a sí mismo en el artículo 10.2 de la constitución.

Existe un marco superior "Tribunal europeo de derechos humanos" TEDH, España tiene la obligación de seguir lo dictado por este Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Nos propone  una nueva asignatura "El Convenio Europeo de derechos humanos", ya que la mayoría desconocemos la jurisprudencia de las sentencias  que se dictan desde Estrasburgo, muy importantes en el caso de los niños. Hay avances muy importantes pero no suficientes.

Es a su juicio muy importante una  Sentencia El Consejo de Europa y la Unión Europea, que en varios documentos aprobados entre 2010 y 2013, reconocen abiertamente que en Europa no se han adoptado las medidas suficientes para garantizar de manera efectiva los derechos reconocidos en la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (1989) en relación con los menores extranjeros no acompañados. Por lo que se refiere a las condiciones en las que pueden ser detenidos, urge implementar un procedimiento común capaz de salvaguardar la tutela administrativa y jurisdiccional de estos menores. Aunque generalmente se admite que los niños han de ser tratados como niños, a menudo son tratados como migrantes. Que así se haya reconocido desde Europa, es un gran avance en esta batalla por la conquista de los derechos.

Nos habló de la Sentencia dictada por el TEDH en el caso Rahimi c. Grecia (2011) que por vez primera califica como trato inhumano o degradante el hecho de dejar sin asistencia a un menor cuando se dicta la orden de expulsión. El razonamiento jurídico se basó en el Artículo 3 de la Convención de Derechos Humanos, " Prohibición de la Tortura" "nadie podrá ser sometido  a tortura, a penas o trato inhumano o degradante".

Dejar a un menor sin asistencia jurídica se consideró trato inhumano. Los menores no pueden quedar en desamparo.

José Antonio Hernández Guerrero, escritor y profesor colaborador honorario, Catedrático de Universidad, Facultad de Filosofía y Letras de Cádiz, que  se definió como lector más que escritor, porque se escribe si se lee nos dijo, nos habló del concepto de felicidad en la infancia, con ejemplos muy ilustrativos de su larga trayectoria vital.

Participé en esa mesa con la ponencia "Necesidad del Niño a ser Escuchado", tema propuesto por la profesora Mercedes Díaz Rodríguez , muy interesada por el psicoanálisis Lacaniano y que forma parte del Grupo de Investigación del Niño y el Adolescente de la Diagonal Hispanohablante de la NRC en Cádiz.

Desarrollé desde la orientación que nos proporciona la enseñanza de Lacan y de Miller,     y en calidad de miembro de la ELP Y AMP, explicando que  promoví  junto a otros  hace diez años, la Asociación de Escucha a Menores en Dificultad. Desde esta orientación sostenemos "La Necesidad  del niño a ser Escuchado", porque afirmamos que "El Niño es un Gran Inventor", y expliqué esta hipótesis a lo largo de mi ponencia.

Me referí al informe de UNICEF, sobre pobreza y exclusión, dónde entre otras cuestiones se incide en el impacto de las políticas de austeridad en la infancia con discapacidad  y nos propone recuperar el valor social de la infancia.

Destaqué que tenemos una dificultad con el concepto discapacidad, a la vez   necesario para obtener determinados reconocimientos y ayudas, pero que incide más en lo que no funciona , en lo deficitario, y no tanto en las potencialidades, lo diferente.

Defendí la diversidad frente a la clasificación, frente al incremento alarmante fundamentalmente de diagnósticos en TEA, TDAH, proponiendo analizar con cuidado los aspectos que influyen en este incremento, y las distintas caras del sufrimiento de los niños porque evidentemente no es los mismo la crisis económica que vivimos, la crisis de modelo social, la pérdida de credibilidad en la autoridad o los intereses de grupos farmacéuticos.

Sostuve que sólo desde la singularidad de los menores, permitiremos que sean actores de las respuestas a su sufrimiento, afirmando que cuando se ofertan soluciones estandarizadas y el niño pasa a ser un objeto de cuidados pasivos, en el mejor de los casos, o en el peor de los casos un consumidor de técnicas reeducativas y con de demasiada frecuencia en la época actual, consumidor de fármacos.

No tener en consideración esta orientación  favorece la segregación , la exclusión y la cronificación.

El Derecho del niño a la participación es fundamental porque escucharíamos qué tienen ellos para decirnos frente a su dificultad, como quieren ser tratados, como acompañarlos.

Hace falta que los adultos y los profesionales estemos en una posición de no saberlo todo y dejarnos enseñar por los niños. Despojarnos de nuestras teorías, de nuestros prejuicios y colocarnos frente a cada niño como un ser único e insustituible.

Este debiera ser un factor de las políticas que afectan a la infancia y  un reto de civilización. Para el psicoanálisis no hay clínica sin ética, una ética de la subjetividad, la responsabilidad y la autonomía más allá de las conductas.

Consuelo López Fernández, profesora titular de la UCA, se añadió a la mesa, aunque estaba previsto que cerrara con una Conferencia: "Dificultades y Barreras con Niños del Espectro autista",  prefirió compartir su ponencia en la mesa de debate.

Nos habló en general de estas dificultades y de su experiencia con dos hijos adoptados, mellizos y diagnosticados de TEA. Explicó las dificultades con las que se ha ido encontrando desde que eran niños a la actualidad en la que son adolescentes.

En la conversación posterior pudimos conocer como cada  uno de sus hijos en su singularidad, han ido encontrando soluciones particulares e invenciones creativas, uno pasando por un recorrido de romper papeles, a guardar en una caja a la construcción de espacios dentro de la casa dónde con plastilina va pegando en los azulejos del baño aquello que le proporciona una ubicación en el mundo. El otro chico con un blog (mi rojo autobús) dónde ha  encontrado una forma de expresión que le ayuda en la difícil tarea de habitar una forma de relacionarse con sus iguales.

 

Reseña y fotografías realizadas por Carmen Campos Bernal

 

25 de Febrero de 2015

Crónica: Conferencia de Sergio Larriera en Palma de Mallorca:

13:43:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

Crónica[1]: Conferencia de Sergio Larriera en Palma de Mallorca:

“Narcisismo y Psicosis”[2]

Por Betina Ganim (Palma de Mallorca)

En el marco del IV Ciclo de Conferencias de Salud Mental y Sociedad, patrocinado por la Asociación Balear de Salud Mental, se ha invitado a Sergio Larriera a dar una Conferencia abierta, que él llamó “Narcisismo y Psicosis”.

En Palma de Mallorca, ante un público heterogéneo y no-todo psi, Larriera ha dado notas interesantísimas acerca de la articulación que conlleva el título de su exposición, orientado por un hilo conductor que no es más que el de la orientación en la enseñanza de Jacques Lacan.

Es una alegría para mí transmitirles algo de lo que se trabajó y conversó en este acontecimiento en la isla.

Carlos Farrés presentó a Sergio Larriera (Miembro de la ELP y de la AMP) como uno de los que tuvieron un papel importantísimo en la introducción y transmisión del psicoanálisis, a fines de los ’70, en España, cuando llega desde Argentina. Con múltiples artículos, libros y publicaciones en su haber, fundó también la Asociación Serie Psicoanalítica junto a Jorge Alemán.

Agradeciendo la presentación de Carlos, comienza su Conferencia hablando de los primeros tiempos de Lacan, quien arranca su enseñanza desde lo imaginario, que es esa puesta en juego de las imágenes que se vinculan al Narcisismo. Entonces, partiendo de esa fundamentación mínima, intentará articular qué es lo que falla en este punto, en la psicosis.

En la psicosis podemos pensar en manifestaciones narcisistas y megalomaníacas, pero en realidad son todas formas de presentarse un fracaso en el Narcisismo. Si hay algo que fracasa en la psicosis es justamente la constitucie  al primera enseñanza de Lacan, se presenta lo quee s el Estadio del Espejo.mo. Si hay algo que fracasa en la psicosis es justón narcisista primordial.

El Narcisismo no es una enfermedad, más bien es una necesidad constitutiva, en términos de cómo se inviste libidinalmente la propia imagen, y mediante qué mecanismos se realiza esta cuestión.

En la primera enseñanza de Lacan, se presenta lo que conocemos como el Estadio del Espejo.

La idea básica de Lacan respecto de este Estadio, que es un modelo –ni esquema, ni grafo, ni nudo, ni cadena- es un modelo  en el que hay ciertas analogías de las partes del aparato que se va construyendo, con partes de lo que se quiere mostrar. Es decir, Lacan construye un modelo para mostrar cómo a partir de una insuficiencia primordial del neonato -cómo a partir de esa inmadurez, de esa desarticulación de movimientos y funciones del recién nacido -cómo a partir de eso se construye la base de una identidad, que permitirá, si llega a buen puerto, articularse en el discurso, en la palabra.

Momento primordial, inaugural.

Ahora bien, la imagen del propio cuerpo, que es la base de lo que llamamos Narcisismo, el investir libidinalmente esa imagen no está dado instintualmente desde el infans, ni del neonato mismo; sino que tiene que ser constituido a partir del campo del Otro, que podemos llamar la Madre, como Otro primordial, el primer Otro. En ese campo (M) aparecerá esa imagen del otro que ayudará al neonato a constituir su propia imagen.

Es decir, que el origen de nuestra imagen corporal es enajenado; nace fuera de nosotros, y desde allí nos da el apoyo necesario para poder constituir nuestra propia imagen. Ese origen enajenado hace que yo encuentre fuera de mí, en la imagen del otro, mi propia imagen.

El modelo que construye Lacan se basa en un fenómeno óptico muy usado en el siglo XVIII y XIX para hacer trucos de magia, que es que los espejos cóncavos tienen la característica de que la imagen que constituyen como reflejo de un objeto, no está virtualizada –detrás del espejo- como sucede en un espejo plano, sino que está por delante. Si colocamos una cerilla encima de una cuchara, veremos que la imagen se forma encima de la cuchara, están del mismo lado la cerilla y su imagen.

Esta característica del espejo cóncavo le sirve a Lacan para hacer la analogía con la corteza cerebral.

Sirviéndose de una pizarra, Larriera explica con una erudita sencillez, este esquema óptico que le sirve a Lacan para construir su Modelo.

Tenemos un espejo cóncavo. Enfrente tenemos un artificio donde coloco un florero invertido, y sobre el artificio coloco unas flores. Estas representan la dispersión de instintos, vivencias, etc. que podemos suponer en ese infans. El florero invertido es la imagen de su propio cuerpo, pero el sujeto puesto en esta posición (ojo) precisamente por su posición, no puede ver ni las flores ni el florero. Solo podrá verlo si se coloca enfrente un espejo plano, de modo que ese ojo pueda ver a través de ese espejo plano, la virtualización de estos fenómenos (florero y flores)

Es decir, se tiene que recurrir al espejo plano para poder virtualizar una imagen de objeto que estaba en un campo real y que el sujeto de la experiencia no podía ver. Así, este sujeto recogerá ( a través del espejo plano) las flores que representan sus diversos instintos, pasiones, sensaciones, etc. y la imagen que contiene eso, dándole así una primera unidad.

Esto es: la imagen de nuestro cuerpo, de nuestra primera integración personal, la recogemos en el campo del Otro. Si no es por el auxilio de ese espejo plano no podemos tener acceso a  la integridad corporal. Una Urbild, la imagen primitiva, la construcción de se “proto-yo”, se da gracias a que el otro me da su imagen. Esta es la base del Estadio del Espejo.

Aquí ya está sucediendo algo primordial; y si suponemos fallas en este mecanismo inaugural, mal pronóstico para ese sujeto. Esto es la base de este Narcisismo que falla en la psicosis.

Larriera pasa así al uso de algunas letras para continuar con su exposición. Lo que nos transmite es que Lacan usa una escritura permanente y progresiva en su enseñanza, que va sufriendo modificaciones, y por eso parece algo complicado; pero el uso de esas letras es más bien lo que simplifica las cosas, para que la transmisión del psicoanálisis y de los problemas que lo atañen, se haga un poco menos confusa y sometida a errores. La finalidad de los esquemas y letras en Lacan es justamente para no desviarnos y derivarnos a discusiones infinitas, para facilitar la transmisión con la menos cantidad de errores posibles, ya que nuestra “materia” se presta mucho a que hablemos de sensaciones, etc. sin saber muy bien de qué estamos hablando.

De esta manera, a ese espejo plano, a ese Otro, le pondremos la letra M, que significa Madre.

 

Así, nos adentramos al Complejo de Edipo. Esta madre (M) formará parte de un triángulo simbólico, donde está el niño (N) y el Padre (P).

M, N y P no son más que significantes, es decir, términos que no son la cosa misma (a saber, la mamá , el papá y el niñito) sino que están en otro nivel, que es la mínima referencia a una estructura (de orden simbólico).

Todos los fenómenos a los que nos referimos en el Estadio del Espejo son fenómenos de orden imaginario, en el sentido de que están sostenidos en que se dé -a través de esa experiencia visual- una integración de formas.

Paso siguiente, Larriera desarrolla cómo se integra eso que sucedió en el Estadio del Espejo, a ese triángulo simbólico M,N y P, que en tanto funciones significantes es una primera aproximación a lo que Lacan llamará orden simbólico.

Para Lacan hay tres dimensiones que habita un hablante: Imaginario, Simbólico y Real. Esto en un Lacan tardío tendrá forma de nudo. Pero 30 años antes, a esta altura de su enseñanza, lo articulamos así: como triángulo simbólico.

Pero la relación de los personajes reales que encarnan estos términos, ordenan su relación en un eje imaginario, ya que ese infans no tiene cómo articularse al discurso ni dispone de la palabra. Por eso decimos que esas relaciones transcurren en un orden imaginario.

De modo que hay otro triángulo:

Tenemos el término M en una doble vertiente: es símbolo, es significante porque no está totalmente pegada a lo real (que a esta altura lo tomamos como la realidad) sino que  se establece ya con esa M una instancia significante en términos de presencia-ausencia, una diferencia; esto es, la madre presente puede atender ciertas necesidades, pero cuando esas necesidades no encuentran de tal atención, se experimenta un fenómeno de ausencia. Esta articulación presencia-ausencia ya es un funcionamiento significante.

Significante, en términos muy “primitivos” -dice Larriera- es el mero hecho de que se puede nombrar una cosa sin que esa cosa esté. Es decir, se puede operar por la palabra sobre la cosa, sin que la cosa esté presente.  Hay algo de la cosa que está caída. Por eso, nos recuerda Larriera que Lacan, en su primer seminario, repartió elefantes en su auditorio (verán que en la portada de la publicación del Seminario I hay un elefante). De ese modo, Lacan quería decir que la palabra “elefante” podía traer un elefante al seminario, gracias a la palabra elefante; que podían hacer circular al elefante en el seminario, sin que éste –en tanto  cosa-  esté presente.

En otro términos, la palabra es la muerte de la cosa. La cosa ya no está y sin embargo se puede operar sobre ella con palabras. Esa es la diferencia entre lo simbólico y lo real en ese momento.

Volviendo al esquema, esa relación de la madre con el niño es simbólica, en tanto ese niño es un niño deseado, ideal, es la relación con un Ideal del Yo, de la Madre, el Niño y el Padre . Pero decíamos que esto también tiene una dimensión carnal, real, de esa madre con ese niño. Entonces, en esta relación tiene que ir esbozándose, ir construyéndose el yo, que es esa Urbild del Estadio del Espejo. Ese yo, como base, núcleo de la identidad de ese sujeto, a través de un proceso complejo, le va a permitir constituirse al sujeto en un discurso. Ese sujeto gramatical (yo) me permite articularme en un discurso.  Eso se va dando en la relación con la madre.

La madre le va proporcionando (en la línea M – i) los diversos objetos a partir de los cuales, en la relación con ese punto m (moi), ese proto-yo, primera Urbild, esos objetos van a ir constituyendo esa relación con el niño. En ese proceso -que dura un tiempo- aparece esa imagen del otro que permite que precipite ese yo. Ahora bien, ese yo es el que va a tener que ir procesándose simbólicamente; si no, solo me quedo en esa Urbild y no puedo salir de eso.

Ahora -avanzando sobre lo que falla en la psicosis- de este otro lado del esquema, este yo tiene que ir significantizándose, simbolizándose, tiene que ir subjetivándose, para dar lugar a lo que es una identidad, que va a plasmar en este punto: cuando ya el yo accede al triángulo simbólico y precipita como Ideal del Yo. (m-I)

¿Qué cosas pueden suceder en este trámite? Que el niño no sea un niño deseado. Dice Lacan que es más grave no ser deseado que ser insatisfecho. Muchas veces un niño no es deseado pero sin embargo es satisfecho, se lo atiende en sus necesidades; pero no está sólidamente instalado en el triángulo simbólico (M-N-P), por lo que puede haber también problemas de constitución.

Este Padre como símbolo, este Nombre del Padre no es el padre real, no hace falta que haya un padre real para que funcione ese triángulo simbólico. Depende de la posición simbólica o no que tenga la madre -o la persona que se hace cargo de ese niño. Una madre en un matrimonio “bien constituido” (en términos de lo que determina el Código Civil, por ejemplo) puede ser una “mala madre” en el sentido de que no ha deseado ese hijo, es decir, ese hijo no es aquello que la colma –la maternidad no es otra cosa que llenar un agujero, por eso la maternidad no es la feminidad.

En este punto, Larriera se detiene en esta diferencia: ser mujer y ser madre son caminos diferentes aunque ideológicamente y biológicamente se confundan.

Una  mujer tiene que ver con la falta, mientras que la maternidad tiene que ver con la obturación. El niño obtura la falta, esa no es más que la función fálica que ya le había atribuido Freud con esa ecuación simbólica “pene=niño”, que un niño colma la falta de la madre.

Ahora bien, eso no es un “defecto”; ese procedimiento es necesario para la constitución del niño y del narcisismo. Eso es la esencia de la maternidad.

Es más, los modelos actuales de familia nos muestran otra configuración. Por ejemplo, no podemos decir que esto no funciona en una pareja homosexual. Todo depende de cómo funcione lo simbólico en cada uno. De hecho, verificamos que de las parejas más “normales” salen psicóticos.

Tal vez se estarán produciendo cosas raras -aún no recogemos esa clínica; pero no podemos decir que los resultados sean peores…

Volviendo a lo que nos ocupa, el triángulo simbólico tiene que funcionar en el progenitor, encargado, tutor, etc… En fin, eso tiene que funcionar más allá de los personajes reales que encarnen esa relación.

Esta función fálica del niño en la relación con la madre (completándola, niño como falo de la madre) Lacan lo marca con otro triángulo, que es el triángulo imaginario, donde está la imagen del otro, mi yo y el falo. No hace falta que hable para saber que se tiene que poner en posición de falo para satisfacer a la madre. Ya el hecho mismo de la relación madre-hijo es inherente a que el infans tienda a ocupar esa posición de falo, de satisfacer así a la madre.

En el medio de estos dos triángulos nos queda un espacio de la Realidad. No digamos “lo real”, porque en Lacan esto tiene todas sus transformaciones.

Digamos que esto es la banda en la que funciona la realidad: la madre (simbólica y real) el yo primordial del niño, los objetos que la madre le va ofreciendo, y el avance del yo hacia lo simbólico, en ese proceso de subjetivación.

Ahí es donde vienen los problemas en la psicosis. El problema está en la constitución de este momento de coagulación de ese Urbild, de ese núcleo originario del yo.  El problema básico en la psicosis -en todas las psicosis lo  veremos- está comprometido en lo que es esta configuración narcisista, esa primera identidad.

Hay veces que hay otro tipo de fallas, que a veces lo único que se pone de relieve es ese problema imaginario. Pero pueden estar solventadas otras deficiencia de tipo simbólico, por suplencias. Es decir, se puede “ir tirando” (puede aguantar con eso) en el orden simbólico, aunque se presentan ciertas situaciones ante las cuales no pueda responder, y haga una regresión tópica al Estadio del Espejo.

Una psicosis se desencadena, cuando en el campo de lo simbólico, en ese triángulo simbólico debiera haber los recursos necesarios para responder a determinadas exigencias de la vida.  Un encuentro con algo para lo cual no tengo los elementos simbólicos necesarios para responder a eso. Por ejemplo, el encuentro con el Otro sexo. Muchas veces las psicosis se desencadenan en ese encuentro. En ese encuentro con el Otro sexo, como gran interrogante, se desencadena porque no encuentra en lo simbólico con qué responder. Entonces se da una regresión imaginaria: hostilidad, trastornos graves del esquema corporal, problemas alucinatorios que atañen al cuerpo, etc.

 

Pero siempre ese eso: un interrogante simbólico y una respuesta imaginaria.

Por eso, en la psicosis no hay narcisismo; puede haber megalomanía, o una exagerada relación erotómana con el Otro. Eso no es narcisismo, es una relación delirante donde mi yo es amado por el Otro. O una megalomanía: soy capaz de todo, o bien puedo ser víctima de una persecución…Distintas variantes de las modalidades psicóticas.

En el famosos caso Schreber de Freud, y que Lacan retoma trabajándolo en detalle, con distintos esquemas, trabaja las distintas regresiones que se dan. En este caso hay lo que se llama P 0 y ? 0 (Padre subcero y Falo(Gran Fi) subcero) Es decir, la falla de lo simbólico hace que todo se maneje desde el lado del Ideal, con una serie de fenómenos elementales, y trastornos corporales que lo llevan a su transformación en mujer. La solución delirante para defenderse de eso: él es finalmente la mujer de Dios. Ahí encuentra cierta estabilización.

Luego Lacan hace de Joyce un caso clínico, para reformular todo el psicoanálisis. Porque toda esta primera etapa corresponde a un Lacan estructuralista, aquí hay cierta rigidez, cierta dureza de los términos, y se hace hincapié en la falla del Nombre del padre. En esta época la función del Nombre del Padre es muy potente, con gran gravitación en la teoría, y es muy excluyente. Luego esto se va dulcificando, “democratizando”, y el encuentro de Lacan con Joyce, modifica su teoría, haciéndola mucho mas laxa, teniendo múltiples maneras de suplir esos déficits, y distintas manera de arreglárselas con el propio goce, y con qué cosas voy supliendo esas deficiencias. Cómo me las puedo arreglar.

Joyce es un caso de una psicosis no desencadenada. El hace una obra inconmensurable, que conmueve a la historia de la literatura universal, con lo que podría haber sido una psicosis de hospicio… Joyce aguantó toda su vida, impuso su obra, y cada vez hay mas palabras producidas sobre Joyce.

A Lacan le resulta ejemplar para “dulcificar” el psicoanálisis, que no sea tan trágico y brutal como en esa primera época. Una clínica más continuista, en contraposición con la época que trabajamos hoy donde tenemos neurosis, psicosis y perversión. Una discontinuidad estructural.

En el ultimo Lacan la cosa es mas dúctil, las estructuras se superponen y para todos los que practicamos el psicoanálisis se nos es más difícil hacer diagnóstico estructural. El ultimo Lacan se adapta y trabaja con estos inclasificables de esta clínica actual. Una época en la que las cosas son más “oscuras”, no hay estructuras tan claras, y aparecen los “inclasificables”…

 

Hasta aquí llega Larriera en su transmisión sobre el tema.

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Revisada por el autor.

[2] Conferencia a cargo de Sergio Larriera, el 30 de enero de 2015, en el Centre Cultural Sa Nostra. IV Ciclo de Conferencias de “Salud Mental y Sociedad”. Organizado por la Asociación Balear de Salud Mental. Palma de Mallorca, Islas Baleares, España.

19 de Febrero de 2015

INFORME DEL CONSEJO DE LA ELP SOBRE LA REUNIÓN CELEBRADA EL 14 DE FEBRERO DE 2015.

19:32:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

A la reunión del Consejo asistieron todos sus miembros. El Presidente de la Escuela informó que se han constituido todas las Juntas Directivas de las Comunidades de la ELP tras la designación  por el Consejo de Ricard Arranz como miembro de la Junta Directiva de Cataluña. Las Juntas directivas quedan constituidas según el anexo 1 del comunicado. También se ha constituido el comité administrativo con los tesoreros de las Juntas Directivas anteriores y se ha procedido a la regularización administrativa y legal de los cambios de las instancias de la ELP.

Se ha convocado el Colegio del Pase para el día 6 de Marzo de 2015, en Barcelona. Se constituye con 30 miembros de la ELP que han participado, en diferentes momentos y funciones, en los dispositivos del pase de la Escuela. A la reunión asistirán Jean Daniel Matet como Presidente de la Eurofederación, Anne Lysy como secretaria del pase de la AMP y Miquel Bassols como presidente de la AMP.

A partir de las últimas Jornadas se han formado las diferentes comisiones de trabajo y Observatorios de la Escuela con miembros de diferentes Comunidades. Ha sido el tiempo necesario para diseñar  “la trama” que conviene a una Escuela que desempeña su función en una realidad con diferentes comunidades y experiencias. Es el anudamiento entre lo Uno y lo múltiple de la Escuela puesto al servicio de la transmisión del psicoanálisis y la acción Lacaniana en lo social. Estas comisiones, que trabajarán en Red, cuya composición figura en el anexo 2 del comunicado, han empezado a funcionar y disponen de un programa de trabajo para dar vida a la Escuela en sus funciones de intensión y extensión.

La reunión comenzó con el primer punto del orden del día sobre las admisiones. A este punto fue invitada a participar en el debate Carmen Cuñat, secretaria de la AMP para las admisiones.

Las demandas para ser miembros de la ELP están directamente vinculadas por los estatutos a la AMP, que es quién decide la homologación. El Consejo de la ELP, tras la realización de varias entrevistas con el candidato y la consideración de su recorrido analítico, propone en el caso de que lo considere oportuno, su homologación al Consejo de la AMP que se reúne ordinariamente una vez al año. Por esta razón los miembros de la ELP están comprometidos a pagar una cuota anual a la AMP y otra para la ELP, al margen de las cuotas que establezcan los reglamentos de cada Comunidad para su propio funcionamiento.

El Consejo debate el punto de las admisiones a partir de las indicaciones del reciente comunicado del Consejo de la AMP, tras la reunión de finales de enero de 2015: “Estas particularidades de las Escuelas nos indican de nuevo la necesidad lógica de la Escuela Una para asegurar la multiplicidad en lugar de la dispersión y la importancia de los medios de los que dispone la AMP para mantener la especificidad del psicoanálisis de orientación lacaniana”.  En el mismo comunicado se dice: “ El presidente –de la AMP- recuerda que aquellos que se admiten como miembros son antes que nada practicantes del psicoanálisis de los que se conoce la formación personal (análisis, control, carteles…) y la implicación con la causa analítica”

En esa misma lógica, el Consejo vela por mantener la especificidad del psicoanálisis en la práctica de sus miembros y en la política de admisiones y al mismo tiempo tratará de impulsar un movimiento de apertura y transmisión del discurso analítico en lo social.

De esta forma, los miembros homologados por la AMP, que así lo deseen, pueden ser inscritos en el anuario de la ELP como analistas practicantes (AP) considerando que han dado pruebas suficientes, a través de las entrevistas y del recorrido analítico conocido, de poder sostener una práctica orientada por el psicoanálisis y de una relación de deseo con la causa analítica. El trípode análisis, control y práctica se anuda, entonces, en la lógica de la batalla política en curso por la especificidad del psicoanálisis y su relación con la formación analítica que la Escuela dispensa.

El Consejo subraya la importancia, en la valoración del recorrido analítico del candidato, de la presentación de casos en las Jornadas de la ELP, PIPOL, AMP, seminarios del Campo Freudiano; así como de la publicación de textos y la participación en Cárteles que supongan una experiencia de reflexión, estudio y de elaboración, si se da el caso, como resultado de esa experiencia. El análisis y la práctica de control de forma regular, serán referencias de importancia al considerar las demandas para ser miembros de la Escuela. Somos conscientes de que no hay un protocolo que pueda definir una respuesta exacta y unívoca a las demandas de admisión que el Consejo recibe, pero el debate realizado permite clarificar las coordenadas para que esa respuesta sea acorde a la orientación que la AMP transmite en relación a las homologaciones.

El segundo punto del orden del día fue el de la preparación de las XIV Jornadas de la Escuela que se celebrarán en Barcelona los días 21 y 22 de noviembre de 2015.

El encargo de la Presidencia y del Consejo a los Directores de las XIV Jornadas de la ELP (Anna Aromí y Eugenio Díaz) es el de obtener una ampliación de su campo de incidencia. De la realización de un Foro sobre el autismo el día anterior cabe esperar sinergias que resulten favorables para ambos eventos.

El Consejo discutió la importancia de la presentación de las Jornadas, cuyo título será “Crisis” y de los ejes de trabajo, en un estilo comprensible de forma amplia. Para las Jornadas se busca entonces producir un estilo, es decir pensarlas a partir del otro al que se dirigen. Esto quiere decir que nos orientamos con la idea de la transmisión y la apertura del discurso analítico para el amplio campo de la opinión ilustrada, profesionales de la salud, estudiantes universitarios, participantes del Instituto del Campo Freudiano etc...

Las Jornadas las pensamos en dos momentos diferenciados.

El sábado, en salas simultáneas, será el momento de las presentaciones clínicas. El estilo buscado para estas presentaciones es el de máxima intensión y a la vez de máxima extensión. En la intensión se trata de aprender a decir lo que hacemos en el análisis del parlêtre, mientras que la máxima extensión se obtendrá siendo capaces de hablarles a otros, no solo analistas sino clínicos, de eso mismo que hacemos. Como subraya Jacques-Alain Miller, en El inconsciente y el cuerpo hablante: “apostemos a que analizar al parlêtre es lo que ya hacemos, y que tenemos pendiente saber decirlo”.

El Consejo ha dejado pendiente de definir la idoneidad y oportunidad de los talleres para las XIV Jornadas.

El marco político es la concepción de la clínica como un campo amplio, el campo del síntoma y del sujeto.

A nivel organizativo esto implica que los inscritos habrán elegido previamente los ejes temáticos en los que desean participar (de mañana y de tarde). En cada sala se tratará de localizar a partir de los casos algún avance epistémico, por modesto que sea, que nos ayude a decir lo que hacemos. Para ello será preciso obtener para cada sala trabajos de alta calidad, orientados y rigurosos (en institución o en consulta privada). La Comisión científica pondrá, al alcance de todos, los medios de apoyo necesarios.

Si las simultáneas del sábado alojarán la clínica, la plenaria del domingo, organizada en non-stop, será el momento de la política, es decir de la presencia en vivo del psicoanálisis en los analistas y también en la ciudad. Una producción muy calculada y precisa alternará:

Testimonios de AE, breves y afiladas puntuaciones teóricas, y una conferencia de clausura, alternándose con secuencias donde la creación, la política y el pensamiento presenten diferentes modos de intervención en (la) crisis. El Consejo se orientará con el objetivo de convocar a personalidades relevantes del campo de la “creación”, de la política y de la cultura para que participen en las plenarias. Un fondo de pantalla con música e imágenes dará continuidad a las secuencias, un espectáculo breve podría escandir algún momento.

Ya está en marcha la organización de las diferentes comisiones de trabajo y la elaboración de la presentación de las Jornadas, que será pública a partir de la próxima reunión del Consejo que se realizará el día 7 de marzo en Barcelona. Ese mismo día, por la mañana, se reunirá el directorio ampliado de la ELP, compuesto por el directorio de la ELP y las Juntas Directivas de las Comunidades para iniciar la preparación de las próximas jornadas.

Las Jornadas irán precedidas el viernes día 20 de noviembre de un Foro sobre el Autismo. El Consejo ha recibido el informe elaborado por Iván Ruiz, que será publicado por las listas próximamente: “Estado actual de la políticas sobre autismo en España”, en el que se detalla la encrucijada en la que se encuentran las políticas sobre autismo en nuestro país. Concretamente, el campo de la educación se ha convertido en los últimos años en el destinatario de las estrategias para tratar el autismo. Las consecuencias revierten directamente sobre los sujetos, que caen bajo el imperativo del discurso del amo.

De ser invisible para el Otro social, el autismo se ha convertido hoy en el síntoma de aquello que se resiste al vínculo. Los llamados autistas, en las escuelas pero también en los centros que los atienden cuando llegan a edad adulta, se encuentran cada vez más con una voluntad del otro de incluirlo, neutralizarlo, normalizarlo.

El Foro sobre autismo y educación que promoverá la ELP tiene como objetivo dar el lugar adecuado a los efectos de esta situación actual en los sujetos, en las familias y en los profesionales. Se trata de mostrar que la forclusión del sujeto en el tratamiento del autismo hace aparecer la peor cara de lo imposible que Freud situó en la educación, a la vez que transmitir que, desde la orientación lacaniana, autismo y educación no son del todo excluyentes.

El Foro tendrá como título:

Autistas: ¡Insumisos!

Foro sobre autismo y educación

Los ejes temáticos que inicialmente convocarán el Foro, serán:

  1. Lo que el autista sabe y de lo que no quiere saber.
  2. Los profesionales: o angustia o saber descompletado.
  3. Invenciones educativas.
  4. Medicación y expulsión: Modos actuales de la segregación.
  5. Más allá de la educación.

Se acompañará de otras actividades artísticas en la ciudad y se intentará, aprovechando la experiencia del Foro de 2010, de producir un impacto político, institucional y social, alrededor de esta batalla política en curso.

Los coordinadores del Foro serán Iván Ruiz y Neus Carbonell, que trabajarán, junto al Observatorio sobre Autismo que se ha constituido recientemente, para impulsar de forma decidida su organización.

El Consejo subraya la importancia de este acontecimiento para la Escuela y la necesidad de trabajar en resonancia con la Red Cereda para que su convocatoria cuente con una amplia asistencia. Los responsables de la Red Cereda ya han informado del compromiso de la misma en participar activamente en la preparación de este Foro.

El cuarto punto del orden del día abordó la discusión sobre la puesta en marcha de la Comisión de Redes y Comunicación. Sin entrar en los numerosos detalles técnicos que se están habilitando, rescatamos la idea de que el eje de trabajo de esa comisión será el de impulsar un nuevo modo de comunicación y difusión que amplíe la visibilidad en las Redes Sociales de la especificidad del psicoanálisis con los medios digitales que disponemos (Listas, Blog, Web, Facebook, twiter). La ELP dispone en este momento de medios digitales cuyo uso es un medio de trabajo habitual y de una WEB cuya actualización ha mejorado sustancialmente nuestra presencia virtual, pero es necesario mejorar las sinergias de estos medios. Una comisión específica se ha constituido para diseñar la nueva revista digital que aparecerá a partir de septiembre de 2015 y que estará orientada a la transmisión del psicoanálisis en el campo de la extensión y al encuentro con nuevos sectores de la opinión ilustrada. Se trata, por tanto, de una cuestión política y no técnica, independientemente de las mejoras que introduzcamos a ese nivel. La primera puesta a prueba será el impulso de las Jornadas de la Escuela con la WEB de la misma y la edición del boletín que editaremos de forma específica, junto al resto de recursos (facebook, twiter) que las hagan más visibles.

El Consejo discutió como quinto punto del orden del día la renovación de la revista de la Escuela “El Psicoanálisis”. En el conjunto de la política editorial y medios que nos planteamos llevar a cabo, la revista “El Psicoanálisis” hará más notoria su orientación a la formación del psicoanalista. El público al que se va a dirigir va a ser fundamentalmente el compuesto por los miembros de la ELP y socios de las sedes, participantes del Instituto del Campo Freudiano, así como colegas de otras escuelas de la AMP, amigos del psicoanálisis, y eventualmente, sectores interesados por el discurso psicoanalítico. Esto le dará un poco más de amplitud y especificidad a su difusión.

Como estrategia editorial, vamos a apostar por números sostenidos en un trípode: un monográfico con tema de portada, el pase, y otros textos (entre los que incluiremos textos teóricos y clínicos que acompañen la línea marcada por los dos bloques fundamentales citados).  Apostar por un monográfico implica un cambio importante que afecta a la estructura de la revista. El próximo número de la revista tendrá como portada el AUTISMO y estará editada para el momento del Foro.

Apostaremos, así mismo, por la edición en doble soporte: Edición impresa y edición digital. La edición digital garantiza y amplía su difusión por internet. Dicha edición debe estar equilibrada con una restricción de contenidos: no toda la edición impresa aparecerá en la versión digital. Sólo los miembros y suscritos podrán acceder a la edición íntegra digital. A un precio muy reducido, la suscripción está pensada para lectores lejanos, a los que resulta especialmente difícil hacer llegar la edición impresa. La edición digital aparecerá siempre posteriormente respecto de la edición papel.

El Consejo agradece a María Navarro su dedicación y buen trabajo, durante los últimos años, en la edición de la revista.

Por último, las diferentes Comunidades están iniciando las actividades preparatorias del Congreso de la Eurofederación que se celebrará en Bruselas los días 4 y 5 de Julio, cuyo título general es: ¡Víctima!. Las responsables de la coordinación de estas actividades serán Patricia Tassara y Mónica Unterberguer. Hacemos un llamamiento para que los miembros y socios participen, presentando ponencias o con la publicación de sus textos, en el boletín Pipol News que está siendo editado en diferentes lenguas.

 

ANEXO I: COMPOSICIÓN DE LAS JUNTAS DIRECTIVAS DE LAS COMUNIDADES.

COMUNIDAD DE MADRID

Directora: Ana Lía Gana

Secretaria: Julia Gutiérrez

Vocal de Biblioteca: Amanda Goya

Tesorera: Mariam Martín

COMUNIDAD DE GALICIA

Directora: Marta Maside

Secretario: Eugenio Castro

Tesorera: Liana Velado Morla

 

COMUNIDAD DE ANDALUCIA

Directora: María José Olmedo Guarnido

Secretaría de la Sede de Granada:  Inmaculada Nieto Ferre

Secretaría de la Sede de Málaga: Maite Esteban Leiva

Secretaría de la Sede de Sevilla: Graciela Olivari Pigani

 

COMUNIDAD DE VALENCIA

Directora: Margarita Bolinches

Secretaria: Eugenia Blasco

Tesorero: Xavier Giner

Biblioteca: Teresa Fernández

 

COMUNIDAD DEL PAIS VASCO

Director de la Comunidad: Begoña Isasi

Secretario Sede Bilbao: Félix Rueda

Secretario Sede San Sebastian: Iñaki Badiola

 

COMUNIDAD DE ARAGÓN

Director: Jesús Sebastian

Secretaría y Tesorería: Maite Romeo

Biblioteca: Gracia Viscasillas

 

COMUNIDAD DE CATALUÑA:

Director: Emilio Faire

Secretaría y tesorería: Rosa Godínez

Vocal 1, responsable de publicaciones: Ricard Arranz.

Vocal 2, directora de la BCFB: Lidia Ramirez

Secretaria Sede Tarragona-ELP: Gemma Ribera

 

COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEON:

Dirección: Roberto Martinez

Secretario/Tesorero: Fernando Martin Aduriz

Biblioteca: Virginia González

Sede de Palencia: Soraya Merino

 

ANEXO II: “LA TRAMA” DE LA ELP.

OBSERVATORIO AUTISMO:

Iván Ruiz (responsable), Neus Carbonell, Carmen Campos, Vilma Cocoz, Carmen Cuñat, Eugenia Insúa, Félix Rueda, Gabriela Medin, Gracia Viscasillas, Marian Martín, Fernando Martín Aduriz y Miguel Ángel Vazquez.

OBSERVATORIO PSI: Jose Ramón Ubieto (responsable), Ana Castaño, Dolores Castrillo, Carmen Griffol, Josep Sanahuja, Liana Velado, Maria José Bajén, Maria José Olmedo, Elena Usobiaga, Luis Alba, Miguel Angel Vazquez, Ruth Pinkasz, Adolfo Santamaría y Jose María Alvarez.

COMISIÓN DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Gabriela Medín (responsable), Carmen Conca, Juan Carlos Ríos, Jose Manuel Álvarez y Julio González.

COMISIÓN REVISTA “EL PSICOANÁLISIS”: Andrés Borderías (responsable), Pepa Freiría, Alfredo Cimiano, Antonia García Lozano, Concha Lechón, Paloma Larena, Eugenio Castro, Marta Maside, Esperanza Molleda, Felicidad Hernández.

COMISIÓN REVISTA DIGITAL, cuyo nombre es a determinar y cuya puesta en marcha será a partir de septiembre de 2015: Manuel Montalbán (responsable), Gustavo Dessal, Mercedes de Francisco, Beatriz García Martinez, Gabriela Medín, Xavier Exqué, Rosa María Calvet, Margarita Álvarez, Oscar Ventura, Jesús Ambel, Juan Carlos Ríos, Xavier Giner, Jose Ángel Rodriguez Rivas, María Navarro, Iñaki Viar, Dolores García de la Torre y Pedro Grass.

 

 

 

 

 

 

 

 

16 de Febrero de 2015

José R. Ubieto: "Hay diagnósticos de TDAH por los padres"

11:19:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

"No hay evidencia de que la ausencia de medicación provoque fracaso escolar", explica el psicoanalista clínico José R. Ubieto

 

TDAH. ¿A qué alude ese acrónimo? Uno, a la falta de atención. O dos, a la hiperactividad y la impulsividad. O tres, a una combinación de las anteriores. Se estima que el 6% de la población infantil padece este trastorno. El TDAH es una alteración real. Pero para algunos ámbitos del psicoanálisis es sólo una etiqueta diagnóstica sin evidencias neurobiológicas ni genéticas. El psicoanalista clínico José Ramón Ubieto aporta su interpretación y experiencia en su libro TDAH, hablar con el cuerpo (editorial UOC).

¿Qué es el TDAH?

Es el nombre prét-a-porter con el que hoy designamos el malestar en la infancia en sus diferentes formas: inquietud, problemas de conducta, dificultades de aprendizaje. En sentido más estricto se refiere a un diagnóstico psiquiátrico aplicable desde niños a adultos con síntomas de hiperactividad o falta de atención.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico debería hacerse por especialistas clínicos en un contexto de entrevistas personalizadas y con ayuda, cuando sea preciso, de otros instrumentos diagnósticos. En la práctica, profesionales del ámbito educativo o de la salud (no especialistas), e incluso los mismos padres, a veces “cuelgan” esa etiqueta para nombrar algo que los perturba y que no saben bien cómo comprender. El abordaje clínico debe priorizar la escucha de ese malestar y a partir de allí pensar las ofertas posibles: tratamiento psicológico, farmacológico, educativo.

Un niño es desatento, se muestra inquieto, rinde poco en clase. ¿Qué pueden hacer los padres?

Primero hablar con su tutor y los profesionales de la escuela para buscar juntos estrategias que mejoren ese rendimiento. Pensar también en el trabajo en casa, en cómo acompañarlo en sus deberes y en sus dificultades vitales, cómo estar al lado tomando en cuenta lo que a él le puede inquietar, que no siempre coincide con lo que nos inquieta a los padres o a los docentes. Cuando todo eso no funciona es el momento de consultar a un clínico, pero primero la educación.

¿Cómo es un niño con TDAH?

Es alguien que muestra una inquietud. Algo hace que no pare de moverse, que lo despista y le complica la existencia y el vínculo educativo. Pero al mismo tiempo, y esto ya no es tan evidente, es alguien fijado a un punto, a un cierto impasse que le hace sufrir. Fijado a algo que no ha podido resolver de su relación familiar, de su relación con los compañeros o de la relación consigo mismo. De allí la paradoja de niños incapaces de concentrarse en una tarea escolar y, sin embargo, pendientes todo el tiempo de los cambios de humor de los adultos, del tono de su voz o de un videojuego.

El psicoanálisis niega que el TDAH tenga una base genética o neurobiológica en contra de criterios científicos.

No es una afirmación del psicoanálisis, sino una constatación que la propia “Guía de práctica clínica sobre el TDAH en niños y adolescentes” del Ministerio de Sanidad. Es una evidencia que a día de hoy no hay marcadores biológicos o genéticos que permitan determinar la existencia del TDAH.

No todos los que padecen el trastorno llegan a las consultas y, al mismo tiempo, hay un hiperdiagnóstico en chicos con problemas de aprendizaje y conducta. ¿Hay mucho diagnóstico erróneo?

La citada guía del Ministerio admite también las dificultades en la detección, el proceso diagnóstico y la metodología que originan amplias variaciones (geográficas y demográficas), lo que conduce a un infradiagnóstico o un sobrediagnóstico del TDAH. Pediatras americanos admitían en un relevante reportaje publicado en The New York Times que lo diagnostican empujados por la demanda de los padres y por las abultadas ratios escolares, más que por criterios clínicos. En nuestro país empezamos a constatar este mismo efecto, lo que aumentará sin duda la prevalencia del cuadro.

¿Cuándo hay que medicar?

La medicación habitual son psicoestimulantes que funcionan como las anfetaminas. Mejoran el rendimiento a corto plazo pero también generan efectos secundarios que hay que considerar. No hay ninguna evidencia probada de que la ausencia de medicación comporte fracaso escolar.

Los detractores de los tratamientos con medicación suelen culpabilizar a los padres por buscar una “solución rápida”.

Los padres buscan explicaciones y soluciones para problemas que a veces los desbordan. Se guían por consejos de otros padres o por indicaciones profesionales buscando la mejor fórmula para sus hijos. La cuestión es que encuentren orientaciones que tomen en cuenta la subjetividad, la suya y la de sus hijos, y que no se limiten a contabilizar conductas y aplicar fórmulas universales que prometen curas imposibles.

Subjetividad. Hablar con el cuerpo. ¿A qué se refiere?

Cada niño o niña hiperactivos tiene sus propias razones para moverse o no prestar atención. Esos motivos, que él desconoce, hablan a través de su cuerpo, en esa inquietud que lo atraviesa. Son palabras apresadas que sin embargo contienen un mensaje cifrado que se dirige a los adultos cercanos (padres, profesores, clínicos). Escuchar ese malestar singular a cada uno es la tarea que nos hará comprender la función que cumple esa hiperactividad y cómo entonces tomar distancia de ese movimiento incesante.

En la actualidad se está extendiendo el diagnóstico de TDAH a los adultos, ¿qué opina?

En los adultos se trata básicamente de la desatención como síntoma principal. No deja de ser curiosa la proliferación de este diagnóstico en un mundo dominado por el zapping, los hipervínculos, los tuits de 140 caracteres y una cierta desresponsabilización sobre nuestros asuntos. Hoy cualquiera puede sentirse víctima de algo. Nombrar esa actitud como un trastorno puede aliviarnos de responder de nuestros actos. Es una falsa salida.

La Lomce hace mención expresa al TDAH pero no a los trastornos del espectro autista.

Las iniciativas legislativas siempre son el resultado de la confluencia de intereses legítimos de lobbies diversos (afectados, industria, profesionales). En este caso la compañía farmacéutica Shire (principal productor de medicamentos para el TDAH) financió el “Libro Blanco europeo sobre el TD (TDAH: Haciendo visible lo invisible)” donde se perfilan estrategias que luego son aplicadas por los gobiernos europeos. En España eso ha influido decisivamente en su inclusión en la Lomce asegurando así algunos beneficios para los diagnosticados de TDAH (descuentos en materiales, más tiempo para los exámenes). Estas medidas tienen luego sus efectos, como ya sucedió en Quebec (Canadá) donde tras un acuerdo similar el número de diagnósticos se multiplico exponencialmente. En relación al autismo sabemos que el tratamiento farmacológico ofrece pobres resultados y quizás sea un factor a considerar para entender un menor interés de algunos de estos lobbies.

Explíquenos esta frase de su libro: “Es curioso que en Estados Unidos se medique al 14% de los niños cuando el trastorno afecta sólo al 6%. Y que un alto porcentaje sean negros, chicanos o hispanos”.

Pensar el TDAH al margen de las condiciones sociales, familiares y educativas es una ingenuidad. El profesor Alan Sroufe de la Universidad de Minnesota dirigió un estudio desde 1975, en el que siguieron a 200 niños que nacieron en la pobreza y constataron cómo el ambiente del niño predice el desarrollo de problemas de TDAH. En marcado contraste, la medición de anomalías neurológicas al nacer, del C.I., y del temperamento infantil no predicen un TDAH.

Usted habla de la existencia de un “marketing de medicamentos” según el cual el TDAH no medicado implica riesgos relevantes: fracaso escolar, conflictividad social, drogodependencia.

El estudio más serio hecho hasta el momento es el Estudio de Tratamiento Multimodal de Niños con TDAH (MTA) realizado por el NIMH (National Institute of Mental Health) la agencia de investigación biomédica y del comportamiento más importante de los EE.UU.. Fue diseñado para probar si los niños diagnosticados con TDAH tienen mejores resultados cuando son tratados con medicamentos u otros abordajes. Tras el análisis inicial de 14 meses donde se comprobó la mejora con medicamentos se constató a medio y largo plazo que ya no había diferencias en el comportamiento entre niños que fueron medicados y los que no lo eran. Pero los datos sí que mostraron que los niños que tomaron los medicamentos durante 36 meses sufrieron una una pérdida de peso y un descenso del crecimiento. No hay ninguna evidencia probada de que la ausencia de medicación comporte fracaso escolar o drogodependencias. Lo que sí hay verificado es que los adolescentes que toman psicoestimulantes durante largos periodos tienden a tomar anfetaminas posteriormente ya que se trata de un mismo principio activo.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/salud/20150216/54426198482/jose-r-ubieto-diagnosticos-tdah-padres.html#ixzz3RtySIXxp
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardiahttp://facebook.com/LaVanguardia

9 de Febrero de 2015

Marie Hélèlene Brousse en el ciclo de conferencias “Una mirada desde el Psicoanálisis sobre temas de actualidad” en San Sebastián

11:59:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

El pasado día 19 de diciembre de 2014 tuvo lugar la primera conferencia de este curso dentro del Ciclo de conferencias para la extensión del Psicoanálisis , organizado por el Seminario del Campo Freudiano en San Sebastián.

El acto comenzó  con una emotiva presentación realizada por Rosa Ruiz, co-coordinadora del SCF de San Sebastián. Empezó agradeciendo al público su repetida asistencia y el interés mostrado hacia los temas de actualidad propuestos. También agradeció la colaboración que el Ayuntamiento de San Sebastián a través  de Donostia Kultura viene realizando para el desarrollo de esta actividad. Este año y dado que la sala que se nos venía ofreciendo se quedaba pequeña debido a la numerosa asistencia, estrenamos un nuevo espacio. Se trata del salón de actos cedido por “San Telmo-Museoa”. Rosa Ruiz subrayó que contar con una sala en un museo de arte no es por casualidad, sino que este lugar que hemos encontrado para alojar el discurso analítico, nos permite realizar una conexión con otros ámbitos afines al Psicoanálisis como son el arte y la creatividad.



Contábamos para esta ocasión, como ponente con la inestimable presencia de una psicoanalista en Paris, Marie Hélèlene Brousse. Abría el Ciclo de conferencias,  con el título: ¿Qué es lo traumático?,

Comenzó la conferencia diciendo que a pesar de que el trauma  es de importancia histórica para el Psicoanálisis  no es un concepto fundamental, como el inconsciente, la repetición, etc.

Para el Psicoanálisis cada persona es un traumatismo y está en oposición a la definición más general , que define el trauma como acontecimiento extraordinario general a todas las personas que lo sufren. Explicó como colaboró  con un servicio  de atención a las situaciones traumáticas en  la ciudad de París.  Señaló que se  considera traumático la aparición de un acontecimiento imprevisible, algo que sobrepasa los medios de tratamientos racionales y afectivos que tienen las personas. Así se recurre a esos servicios con la idea de que en tales situaciones hablar es una  buena solución. Pues bien, en estos equipos se dieron cuenta que en algunos casos,  hacer hablar directamente a las personas sobre la situación era catastrófico, ya que impedía llevar a cabo una versión personal del acontecimiento y reanimaba la angustia al hablar otra vez sobre lo que había pasado. Entonces tenemos la definición del trauma como acontecimiento imprevisible, imposible de pensar, sin sentido y hay también el sentido que tiene el traumatismo en Psicoanálisis.

Ya en Freud hay dos ejes en relación al trauma. Al principio tenemos la definición del trauma en relación a la histeria: se trataba de la escucha y confesión de las pacientes mujeres de Freud que confesaban en su infancia la seducción sexual por parte de un hombre de la familia, especialmente el padre, aunque no siempre. De modo que Freud empezó a pensar que la histeria tenía un origen traumático, hasta el momento que le empezó a parecer un poco extraño que todas las mujeres histéricas hubieran sido seducidas y abusadas por el padre. De modo que aceptó que había estado buscando algo en la realidad de los hechos, en la historia infantil de sus pacientes , sin tomar en cuenta la dimensión de la realidad psíquica. Es decir, que a partir de estas consideraciones hay la posibilidad de relacionar el trauma con el fantasma. Y pensar el fantasma como una interpretación de lo que no pudo ser nombrado, simbolizado en la vida de un sujeto. Cada vez que se plantea un enigma en relación a fenómenos del cuerpo, la primera interpretación que viene para salir de lo oscuro, de lo impensable,  es una interpretación en términos de fantasma. Es decir,  “el otro me…”  ”Se puede poner cualquier verbo: “el otro me pegó, el otro me humilló” Se trataría de atribuir en un escenario lo que no tiene autor, a un autor, para dar cuenta del efecto de goce en el cuerpo y no de placer. El afecto corporal que surgió en un momento dado, como un cortocircuito, demasiadas sensaciones, y entonces es el fantasma el que organiza un poco las cosas. Marie-Hélène comentó que se han hecho muy populares  términos  como “abuso” “perverso narcisista”  y son muy usados en Internet.

Hay otra vía que Freud descubre al escuchar a los soldados que habían sufrido heridas psíquicas en la atmósfera de la guerra. Había muchas interpretaciones de su situación, tales como que eran cobardes y no querían volver al frente, pero lo que Freud notó fue la repetición de la situación, del momento traumático. En vez de olvidarse del momento, lo que pasaba era que lo vivían una y otra vez. Así Freud puso en cuestión su teoría del principio del placer,  como lo que organiza la vida psíquica y el  funcionamiento del inconsciente y escribió “Más allá del principio del placer , dando a la pulsión de muerte un lugar fundamental. Entonces el trauma, por segunda vez, se demuestra que tiene una relación con lo que muchos años después Lacan nombrará como el goce y también con la repetición. Estas dos vías, la línea del fantasma y la vía de la pulsión de muerte son las dos coordenadas que permiten escuchar en los tratamientos los eventos dichos por el sujeto traumáticos.

La idea es que no hay vida humana sin trauma, el problema es definir las consecuencias del trauma. Lo que es vivido como traumático implica  tres elementos: El trauma escapa al sentido. A su vez los especialistas del trauma señalaron que  cuando alguien ha vivido un suceso tipo tsunami, actos de terrorismo, etc., algo que se da siempre es que el  sujeto desconfía de los medios de elaboración en los que confiaba antes. Por ejemplo, en la posibilidad de previsión, cálculo estadístico, etc. Todos estos medios simbólicos ya no le valen al sujeto. El sujeto dice: “A mí me pasó” y si no se puede decir un riesgo cero, el sujeto se siente en riesgo de que ocurra. Esta reacción se aclara desde el Psicoanálisis que define el inconsciente en tres dimensiones de organización psíquica: imaginario, simbólico y real. El trauma es lo que jamás hubiera podido imaginar. El trauma no encuentra nominación posible en las posibilidades de tratamiento  imaginario y simbólico que tiene un sujeto. Es lo real, imposible de imaginar, de prever, e imposible de vivir.

El trauma escribe una discontinuidad en el discurso en el que nos encontramos definidos. Discurso singular para cada uno, de modo que el mismo acontecimiento puede ser traumático para un sujeto y no para otro, por ejemplo, en la misma familia. En el Psicoanálisis no hay trauma genérico, y  no hay un proceso idéntico para salir del pos-trauma. Cada vez hay que tomarse el tiempo para pedir a las personas, qué era lo que le resultaba insoportable en la situación.

El tercer elemento en la teoría del traumatismo analítico es que el trauma ocurre en la infancia. Y siempre implica un evento a posteriori. Tiene que despertar una marca anterior,  que no fue notada ni por el sujeto ni por su entorno. Implica un traumatismo inconsciente. Siempre hay trauma uno inconsciente,  y que si no es accionado por otro evento posterior puede no tener ninguna importancia...

Marie-Hélène Brousse, citó un párrafo del Seminario 11 en el que el mismo Lacan nos comenta en su experiencia de padre, una escena cotidiana en la que el niño llama al Otro parental y la consecuencia sintomática ante la no respuesta y partida del padre.

Para finalizar, y rápidamente antes de iniciarse un tiempo de preguntas y comentarios, señaló que en el trauma lo importante tiene que ver con el momento de la separación del sujeto y del objeto.

Las conferencias divulgativas orientadas por el Psicoanálisis lacaniano en San Sebastián se han hecho un lugar en la ciudad!

Reseña realizada por Maribel Aranjuelo

(Socia de la Sede de San Sebastián de la ELP)


2 de Febrero de 2015

ENTREVISTA A JUAN CARLOS PÉREZ JIMÉNEZ Realizada por Pablo Chacón y publicada en Telam cultura

20:01:00 , por Redactor-FMA Spanish (ES)

 

“La caracterización más valiosa del movimiento queer es la dimensión política que da a la sexualidad”

En De lo trans. Identidades de género y psicoanálisis, el psicoanalista y sociólogo español Juan Carlos Pérez Jiménez retoma una discusión sobre el estatuto de la sexualidad -la sexualidad en su vertiente trans- algo dejada de lado por su práctica o bien colonizada por formatos anacrónicos, devolviéndolo así no sólo su singularidad sino su potencia política.

El libro, publicado por la editorial Grama en su colección Afueras de la ciudad (que dirige el también psicoanalista y agregado cultural de la embajada argentina en España, Jorge Alemán), suma una particularidad: está muy bien escrito.

Pérez Jiménez nació en 1964 en Málaga. Es doctor en Ciencias de la Información y Master of Arts por la Wesleyan University.


Esta es la conversación que tuvo con Télam desde su país.

T : ¿Qué puede decirse -en la perspectiva de las posiciones sexuadas -o la sexuación- sobre la cuestión trans?
J : Un punto revolucionario de la propuesta que hace el psicoanálisis lacaniano sobre la sexuación es que las posiciones subjetivas de hombre y mujer no están determinadas por la anatomía. Lacan afirma que el ser sexuado se autoriza por sí mismo, que un sujeto anatómicamente hombre puede ocupar la posición femenina y viceversa. Estas ideas abren la puerta a la concepción de los sujetos trans como auténticos hombres y mujeres cuya posición sexuada no coincide con su cuerpo. Solo que ese posicionamiento tiene consecuencias, en particular las que afectan a la manera que esa rebelión anatómica es aceptada o rechazada por el Otro. Además, en el universo trans, no todos los sujetos se adscriben a una nominación binaria, sino que se reivindica la ambigüedad y las posiciones intermedias, lo cual requiere una reflexión teórica aún más compleja y demanda un debate social que aún no ha adquirido suficiente madurez. Por otra parte, cuando el sujeto trans decide intervenir en el cuerpo, hay que preguntarse hasta qué punto se trata de una convicción del sujeto y en qué medida se debe a la exigencia de que todos ocupemos un polo u otro, sin concebir la posibilidad de orbitar en torno a uno u otro de una manera no absoluta. He conocido a sujetos trans que no se habían planteado la necesidad de la cirugía hasta que el encuentro amoroso les ha señalado la dificultad para articular una pareja por fuera de la concepción binaria.

T : Durante años, la referencia fue el libro de Catherine Millot, donde habla del transexual como psicótico. ¿Que quedó de esa idea en el ultimísimo Lacan?
J : En torno a esa idea creo que se ha producido un prejuicio similar al que tuvo lugar tiempo atrás cuando se asociaba homosexualidad y perversión, algo que ahora, afortunadamente, se considera desfasado y reaccionario. El a priori diagnóstico generalizado que designa a todo transexual como psicótico está siendo sustituido por la referencia principal que orienta la enseñanza de Lacan, y que no es otra que el caso por caso, el uno por uno. Cada vez son más las voces que dentro del psicoanálisis consideran la transexualidad como transclínica, es decir que puede remitir a cualquiera de las tres estructuras: neurosis, psicosis o perversión. La enseñanza de Lacan no aporta una teoría muy elaborada al respecto, aunque aparecen algunos apuntes a la cara psicótica de la transexualidad que seguidores como Millot interpretaron de forma categórica y universalizada. Sí se puede decir que la psicosis tiene una cara transexual y, como se sabe, son frecuentes los casos de feminización entre psicóticos, lo que Lacan llamó el empuje a la mujer, pero de ahí a afirmar que todos los sujetos trans son psicóticos hay un abismo. Pero por ejemplo, no hay referencias en la obra de Lacan a los casos de transexualidad masculina -la transición de mujer a hombre-, en los que la prevalencia de la psicosis parece ser aún menor, y que requieren una teorización propia. Curiosamente, en estos casos, se señala una mayor facilidad para su integración y una mejor adaptación social. Eso nos lleva a preguntarnos de nuevo por el papel que tiene la respuesta del Otro social en las consecuencias que la propia sexuación tiene para los sujetos trans.

T : Entiendo que el género, pensado como un sistema de identificaciones, es muy distinto desde una teoría de la pulsión. ¿Podría ampliar este punto?
J : La manera de pensar el género en términos de identidad remite a lo que Lacan llamaría el registro imaginario, el nivel de los semblantes y las apariencias, a una especie de puesta en escena, de performance que hace el sujeto en relación a su sexualidad y cómo esta es recibida desde fuera. Esto da lugar a múltiples identidades sexuales, desde las más generalistas como hetero, gay, lesbiana, bisexual y trans, hasta llegar a una micronización de etiquetas que no dejan de aumentar: lumbersexual, metrosexual, oso, leather,drag queen, drag king, vampbutchfemme, sin-sexo, virgen, intersexual,queer… La relación no tiene fin y cada día aparecerán más. Esta identidad performativa nos habla de una construcción de la sexualidad como una especie de work in progress, como un ejercicio ontológico que se verifica en cada acto y que es, por tanto, susceptible de evolucionar y migrar de un semblante al siguiente. Pero muchas de esas identidades tienen más que ver con el fetiche, con el objeto parcial que excita al sujeto. Desde el ultimísimo Lacan, en cambio, se entiende al ser hablante como atravesado por un goce propio, que no elige conscientemente, pero que es fruto de una invención exclusiva y diferente en cada uno de nosotros. Ese goce es inamovible y nos deja sin margen de actuación sobre él, es fruto de una decisión insondable del sujeto, no se trata de una etiqueta de la cual sea posible despojarse cambiando el semblante. Nuestro goce, la pulsión que nos mueve, es algo que no podemos explicar a qué responde, pero que revela lo más propio de cada uno. Un punto de coincidencia entre la práctica lacaniana y el concepto de identidad de la teoría queer es que ambas se enmarcan en una perspectiva construccionistade lo sexual, frente a la anquilosada perspectiva esencialista de corte naturalista y normalizador, que afirmaría que hay una sexualidad normal y natural. Pero, como ya sabemos, en la sexualidad humana nada es natural, todo es artificio y cultura.

T : Pareciera que el mundo queer (por la negativa) pusiera en evidencia la indeterminación del sujeto o aquello de que no hay relación sexual. ¿Esto es así?
J : Creo que las posibilidades de entendimiento entre las concepciones queer y las del psicoanálisis lacaniano son mayores de lo que algunos han querido ver. En ese aspecto en concreto, desde el psicoanálisis se apunta a la imposibilidad del encuentro pleno entre los sujetos, porque no somos complementarios. Todos vivimos en falta, y como mucho, podemos aspirar a una suplencia de esa falta, pero no a llenar el vacío estructural que nos conforma y que, por otro lado, es el motor mismo del deseo. Sin esa carencia intrínseca, no nos veríamos impulsados y elevados por el deseo, claro que tampoco torturados por su deflación o por la frustración de no alcanzar nunca su plena satisfacción. La forma de entender la identidad sexual que tiene la teoría queer como algo en construcción permanente también imposibilita el acercamiento definitivo y estable entre sujetos. Si cada acto nos constituye, siempre estaremos necesitados de inventar nuevas formas de estar juntos, como proponía Foucault. Es esa precisamente, en mi opinión, la característica más valiosa del movimiento queer: la dimensión política que da a la sexualidad, esa voluntad emancipatoria que está recogiendo a su vez la izquierda lacaniana. En ese sentido, los avances que se han conseguido en la concepción social y política de la homosexualidad se deben ir ampliando a la transexualidad. Y ya vemos que, al menos, es una cuestión que va ganando visibilidad. Hace pocos días se otorgó el Globo de Oro a la mejor serie de televisión del año a Transparent, creada por Jil Soloway, una de las guionista de A dos metros bajo tierra, basándose en su propia historia familiar. Relata la situación que vive una familia cuando el padre, un profesor jubilado de 68 años, comunica a sus tres hijos que siempre se ha sentido mujer. Esta serie hubiera sido inconcebible hace tan solo una década.

T : ¿Por qué cree usted que ha pasado tanto tiempo para que el psicoanálisis se ocupe de esta cuestión, si consideramos la androginia del siglo XIX y aquel caso que estudió Michel Foucault?
J : La cuestión trans siempre ha existido. La historia ofrece ejemplos remotos de hombres anatómicos que han vivido como mujeres y de mujeres que han vestido y se han comportado como hombres a lo largo de toda su vida, desde el emperador Heliogábalo, que afirmaba sentirse mujer, a Juana de Arco o Catalina de Erauso, la monja alferez sobre la que escribió Thomas de Quincey. Pero las nominaciones eran otras. El concepto de homosexualidad no se forja bien entrado el siglo XIX y el de transexualidad, como categoría clínica, no aparece hasta el siglo XX. Pero en todas las sociedades han existido estas figuras: las hijra de la India; las muxes de los zapotecas, que no se adscriben a un género definido; en Ecuador, se habla de mujeres machas y de hombres hembros; encontramos a las fa’afafine de Samoa o a las populares kathoey de Tailandia y Laos… Ya lo empezó a visibilizar Foucault, como dices, que recupera las memorias de Herculine Barbin en las que se evidencia la violencia institucional que se ejerció en este caso de intersexualidad en la Francia del XIX. Pero el transexual moderno no se hace posible hasta mediados del siglo XX, cuando llega de la mano de la medicina, en concreto, a través de los avances de la endocrinología y de las técnicas quirúrgicas -eso no quiere decir que todos los sujetos trans se pongan necesariamente en manos de la medicina-. Pero sí, aunque no se trata de algo nuevo, es cierto que la cuestión trans aparece ahora como un síntoma de nuestra cultura. Y el psicoanálisis está recogiendo esta necesidad de aggiornar su práctica, poniéndose al servicio de los síntomas del sujeto moderno. Además este aggiornamiento no afecta únicamente a la forma de atender a estos sujetos sino a concepciones de la feminidad y la masculinidad que nos incumben a todos.

T : Finalmente, ¿es cierto que los trans, anclados en cierta seguridad, no demandan o demandan menos tratamiento analítico?
J : Creo que la relación de muchas personas trans con las disciplinas psi es complicada. El hecho de que en muchos países se requiera una serie de protocolos y exámenes por parte de profesionales como psicólogos o psiquiatras, que deben validar o no la pertenencia oficial al sexo sentido, condiciona enormemente la percepción que pueden tener de ellos, incluidos los psicoanalistas. Estas pruebas se desvirtúan y los sujetos en cuestión sólo los ven como un obstáculo que hay que superar admitiendo encajar en las repuestas adecuadas a sus preguntas, sea cierto o no. Puede que esaseguridad magnificada sea una forma de reafirmación frente a la sospecha y la denegación de los entornos, que algunos confunden con la certeza del psicótico y que en algunos casos puede responder a eso. Por eso, gran parte del activismo trans se centra en la lucha contra la despatologización asociada con la transexualidad que les presenta como enfermos mentales, algo con lo que no se identifican. El rechazo de esta consideración también puede estar influyendo en esa percepción de una menor demanda de análisis. Pero el psicoanálisis se puede desmarcar de esos ejercicios de autoridad biopolítica para ofrecerse al sujeto como una posibilidad de pensar sobre su posición y de hacer un acompañamiento en un proceso en el que las dificultades subjetivas y sociales no son pocas.

http://www.telam.com.ar/notas/201501/92269-la-caracterizacion-mas-valiosa-del-movimiento-queer-es-la-dimension-politica-que-da-a-la-sexualidad.html

  • El Psicoanálisis Lacaniano en España

  • Psicoanálisis y civilización

    «Pero lee sobre todo tu propio inconsciente, ese libro con una tirada de un solo ejemplar cuyo texto virtual llevas por todas partes contigo, y en el que está escrito el guión de tu vida, o al menos su rough draft»

    Jacques-Alain Miller, Cartas a la opinión ilustrada.

  • Búsqueda con Google (Más y mejores resultados)

  • Buscar

  • Categorías

  • Comentarios

  • Enlaces

    • Escuela Lacaniana de Psicoanálisis
    • Asociación Mundial de Psicoanálisis
    • Observatorio PSI
    • Blog de la Asociación Mundial de Psicoanálisis
  • Herramientas de usuario

  • Alimentación XML

  • ¿Qué es RSS?